Mostrando las entradas con la etiqueta Sófocles. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Sófocles. Mostrar todas las entradas

25/11/15

Edipo | Sófocles, Hölderlin — Pier Paolo Pasolini

Desde el mito antiguo, la tragedia griega y la teoría clínica, Edipo nos acompaña como una sombra de la que no pudiéramos librarnos. Nuestra cultura reitera regularmente su interpretación, nunca concluida.En la tragedia de Sófocles, Edipo no era solo el héroe en lucha contra el destino, sino la  figura en la que se cruzaban y entraban en conflicto los antiguos y los nuevos dioses, el poder de la naturaleza y el saber humano, los propios dioses y los hombres. Pero Edipo no cuenta una historia. Solo señala un rasgo estructural de la relación entre el hombre y el ser: el fracaso. Hölderlin se revelará como el mejor lector de Sófocles, y en su extraña traducción de la tragedia, en la encrucijada de 1800, irá más allá del texto griego: la catástrofe humana es indisociable de la propia catástrofe divina. Hölderlin presentará con toda la expresividad moderna lo que en Sófocles eran primerizas señales: la imposibilidad de las palabras para ser sagradas, el propio fracaso de lo divino o la ruina de la conciencia. Esta versión ya no toma a Edipo solo como un rey, sino como la misma figura de lo humano.

Not@s editoriales

Karl Marx & Friedrich Engels: Prólogos a varias ediciones del Manifiesto del Partido Comunista Flacso
'Das Kapital' fully digitized — Instituto Internacional de Historia Social de Amsterdam
Karl Marx: Prólogo a la primera edición alemana de El Capital — El Viejo Topo
Manuel Sacristán: Prólogo de la edición catalana de El Capital — Rebelión
Jaime Ortega Reyna: Marx y Freud en América Latina — AcademiaEdu
Andrea Baldazzini: Note su “Il Mediterraneo” di Fernand Braudel — Pandora
Las ediciones de la obra de Gramsci — Mundo Untref
Reyes Mate: Correspondencia entre Theodor Adorno & Gershom Scholem: razón y mística — ABC
Reseña crítica de 'The Limehouse Golem': caza al asesino, la búsqueda de un psicópata en el Londres de finales del siglo XIX — El Mundo