Mostrando las entradas con la etiqueta Luis Carlos Muñoz Sarmiento. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Luis Carlos Muñoz Sarmiento. Mostrar todas las entradas

24/5/17

El pianista que llegó de Hamburgo — Jorge Eliécer Pardo

Luis Carlos Muñoz Sarmiento 

El pianista que llegó de Hamburgo (1ª Edición, Cangrejo Editores, 2012; 3ª Edición, 2014, Colección Maestros Contemporáneos, Pijao Editores, de la que se cita aquí), del escritor tolimense Jorge Eliécer Pardo (El Líbano, 1950) es una novela que sin ser histórica ni testimonial, aunque se mueva en ambas aguas, y que más bien podría verse como una crónica-histórica, aborda la historia de una manera seria y digna, como pocas veces ha ocurrido en Colombia, salvo en novelas como Toá (1935), de César Uribe P., La bruja de las minas (1938/47), de Gregorio Sánchez G., Las estrellas son negras (1949), de Arnoldo Palacios, Esteban Gamborena (1955) y Marea de ratas (1960), de Arturo Echeverri M., La casa grande (1960), de Álvaro Cepeda Samudio, Celia se pudre (1986/1998), de Héctor Rojas Herazo, e incluso Días así (2009), de Raymundo Gomezcásseres por citar sólo unas pocas que no figuran en el canon oficial de la literatura colombiana, ni las cita la prensa: a las que les sobran méritos para estar ahí, pero que no están, precisamente, por incómodas. El pianista que llegó de Hamburgo es, en síntesis, el ascenso y la caída de un músico que llega de Europa, concretamente de la ciudad alemana de Hamburgo, a Colombia, se establece en Bogotá, luego en los Llanos Orientales y regresa a la capital para morir. Su nombre: Hendrik Joachim Pfalzgraf. 

3/7/15

Alicia en el país de las maravillas (1865) y Alicia a través del espejo (1871) – Lewis Carroll

La “onda del arco-iris” y la Guerra del Opio del imperialismo estadounidense

Luis Carlos Muñoz Sarmiento & Luís Eustáquio Soares

1. ¿Cuál es la diferencia entre el imperialismo inglés y el imperialismo estadounidense? Para argumentar en torno a esta pregunta, comenzamos con el siguiente trozo del libro Alicia a través del espejo (1871) del escritor inglés Lewis Carroll (1832-1898): “Al mundo del espejo Alicia entonces proclamó/: Corona en la cabeza y cetro en la mano, ahora invito a/ Todas las criaturas que el espejo jamás reflejó/ ¡A cenar con la Reina Roja, con la Blanca y conmigo!”

2. El imperialismo inglés, por sí solo una transición del imperialismo europeo al gringo, funcionó como un juego de espejos, tal que con “corona en la cabeza y cetro en la mano” fue retado a capturar “a todas las criaturas que el espejo jamás reflejó”.