Mostrando las entradas con la etiqueta Demian Paredes. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Demian Paredes. Mostrar todas las entradas

29/5/17

Santos y eruditos — Terry Eagleton

Demian Paredes

Entre las decenas de títulos del teórico e historiador de la literatura británico Terry Eagleton (que abarcan temas literarios, estéticos, culturales, religiosos y políticos) hay una sola novela. Aparecida en su idioma original en 1987, en ella la gigantesca capacidad intelectual y creativa del profesor, ensayista y polemista se vuelca (por una vez) en el campo de la ficción; y con el buen humor del que Eagleton suele hacer gala en todos sus trabajos.  Porque si hay algo que se destaca línea tras línea, página tras página ―en medio de referencias históricas rigurosas, de precisión intelectual y de una amplísima biblioteca―, es el humor: tanto sardónico como irónico, picaresco como sencillamente ingenioso. Santos y eruditos nos lleva en su primer capítulo a la celda del revolucionario irlandés James Connolly el 12 de mayo de 1916, día en que será fusilado. La “ingeniería”, las metodologías y la ingente cantidad de recursos punitivos del Estado contra el individuo (en este caso, nueve hombres, entre sacerdotes, policías y autoridades varias) sorprenden y apabullan, al mismo tiempo que el tono de la narración invita a la risa o la sonrisa (amarga).

Pero Eagleton detiene las balas que se dirigen al pecho de Connolly, lo arranca “del aburrido continuum de la historia” —recordemos su predilección por las tesis benjaminianas y su libro Walter Benjamin o hacia una crítica revolucionaria― y nos retrotrae algunos años a la caldera bullente de la Europa que ya se abismaba, poco a poco, en la Primera Guerra Mundial, y a las cuitas intelectuales de Ludwig Wittgenstein con Bertrand Russell en la universidad. 

12/12/16

El grito, novela de Florencia Abbate

Florencia Abbate
Demian Paredes

Los acontecimientos del 19 y 20 diciembre de 2001 en Argentina dejaron su marca, como suele ocurrir con todo hecho histórico de magnitud, no solo en la política del país, sino también en su cultura: por ejemplo en el periodismo –ver la compilación titulada La Comuna de Buenos Aires, con entrevistas y artículos de María Moreno–, y en la literatura –en relatos, novelas y poesía–. Un libro aparecido en 2004, El grito, primera novela de Florencia Abbate, acaba de ser reeditado por la [editorial] Eduvim. Allí, la autora recupera aquel “diciembre caliente”, de estallido de la economía, con rebeliones populares y luchas, y la posterior caída de ministros y presidentes.

18/8/16

Cero K — Don DeLillo

Demian Paredes   /   Desde la antigua leyenda de Gilgamesh, hasta la reciente serie Wayward Pines (con sus atmósferas-homenaje davidlyncheanos), la muerte –con su infinidad de avatares, y en particular el deseo de poder superarla, evitarla, trascenderla, y alcanzar así alguna clase de “vida eterna” o “futura”– es tema-protagonista de muchas historias, en una infinidad de obras de arte (solo para quedarnos en el campo literario, y no hacer un largo listado de películas de todo tipo y color, recordemos, apenas, entre los clásicos, a Goethe, a Giacomo Leopardi, con su Diálogo entre la Moda y la Muerte, y a José Saramago, con Las intermitencias de la muerte). Y es esta una dimensión que también explora, y no por primera vez, el escritor norteamericano Don DeLillo, en su última novela, Cero K. 

Nuevamente –y con lejanos orígenes en la clásica trilogía “distópica” que conforman las novelas Nosotros, de Zamiatin, Un mundo feliz, de Huxley, y 1984, de Orwell–, DeLillo persigue los ocultos movimientos de distintos personajes, y los propios móviles, también generalmente indescifrables o insondables en último término. La tecno-ficción de DeLillo, aun la ambientada en el siglo XXI, se hace eco –de algún modo, cuando no explícitamente– de aquellas novelas “que vienen del frío” (de espionaje, policiales), del “equilibrio de terror” establecido entre la URSS y EE.UU. en el mundo de la posguerra.

26/3/16

Ganarse la muerte — Griselda Gambaro: novela censurada por la dictadura en Argentina

Demian Paredes    |   La “naturaleza” de una época, llena de luchas y sueños, deseos y esperanzas de cambio (revolucionario). Como el espíritu “del sesenta y ocho” y “los setenta”, que animó las acciones de entonces. Y la respuesta, violenta, contrarrevolucionaria, de los militares y civiles cómplices del poder de turno. Hemos visto, hemos leído sobre la guerra en la historia, la cárcel, los campos de concentración, las dictaduras, en las intensas obras de Costa-Gavras, Primo Levi, Víctor Serge y Jorge Semprún, por ejemplo. Y en la literatura argentina. (Y en la dramaturgia: ahí está la galería de torturadores que surge de varias obras de “Tato” Pavlovsky.). Una novela, publicada a mediados de 1976, comenzaba con un breve preludio, pensando en cada nuevo nacimiento de un ser humano; ubicando, como proponía Sartre, a cada individuo “en situación”. “El nuevo ser”, dice la novela, “¡qué maravilla! Y la pregunta: ¿será torturado o torturador? Nacen juntos, gritan al mismo tiempo. Después, el grito sólo será de uno, ¡qué maravilla!”. Es el comienzo de Ganarse la muerte, de Griselda Gambaro.

22/1/15

Escribe, memoria: Los relatos autobiográficos de Noé Jitrik | ‘Casa Rosada. Relatos 1954-1962’

Demian Paredes   |  La experiencia vital fluctúa, se debate en determinados momentos, entre otras formas, en memoria y olvido. Los registros de ese vaivén entre recuperación / conservación y la pérdida varían en sus modos, soportes y exhibición: memoirs, cartas, diarios (personales o de vida, de viajes, etc.), charlas, conversaciones, diálogos (entre dos o más personas), comunicaciones (incluyendo hoy al e-mail), reportajes, testimonios biográficos y autobiográficos –y formas híbridas, como las denominadas “memorias ficcionalizadas”, o “ficción autobiográfica”– forman parte, ya, de un amplio género “clásico” de las artes –de la literatura en particular; también del cine–, y de la cultura, entendida en sentido amplio –integrando la política, la filosofía de una época, la historia misma–. Desde aquí, cabe posar los ojos en el nuevo volumen del escritor Noé Jitrik, Casa Rosada. Relatos 1954-1962 (Bs. As., Ediciones Al Margen, 2014), para sumergirse nuevamente en una saga autobiográfica que nos viene ofreciendo los últimos años, volumen tras volumen.

15/12/14

Leon Trotsky en la literatura

Demian Paredes   |   1. Hablar de Trotsky y la literatura (y, especialmente, de Trotsky en la literatura) es, a estas alturas, un tema ya “clásico”, conocido, visitado… y –como se hará en esta nota– revisitado. Podemos comenzar por él mismo: como se sabe, Trotsky fue un atento lector; un gran lector –además de escritor– tanto de escritores clásicos rusos (Tolstoi, Gogol) como de contemporáneos (Esenin,Maiakovsky, Céline, Malraux, Jack London…). Sobre ellos escribió –antes, durante y después de la Revolución Rusa de 1917–, y, con muchos, tuvo además encuentros y relaciones políticas. A esto debemos sumar sus conocidos trabajos como Literatura y revoluciónProblemas de la vida cotidiana, donde queda a las claras la atención que dedicaba a los temas del arte y la cultura –al igual que al por entonces novísimo psicoanálisis–.

15/3/14

Los demonios (proletarios) de Inglaterra | ‘Chavs. La demonización de la clase obrera’

Demian Paredes  |  Un reciente libro escrito por el joven periodista y activista Owen Jones [1] da cuenta de una gran discusión pública desarrollada el último lustro en Inglaterra: los chavs, término despectivo para aludir a los estratos más bajos de la clase trabajadora. Así como en Argentina están estigmatizados los “pibes chorros”, los “ocupas” y hasta quienes reciben diversos “planes sociales”, por parte de un recalcitrante núcleo de derecha (política y social), o en Brasil los “rolezinhos” [2], Jones explica que, en Inglaterra, hay una “forma de odio de clase [que] se ha convertido en parte integral y respetable de la cultura británica actual. Está presente en los periódicos, telecomedias, películas, foros de Internet, redes sociales y conversaciones cotidianas. En el corazón del fenómeno chav hay un

3/10/13

‘El profeta mudo’ de Joseph Roth | ¿Una “novela perdida sobre Trotsky”?

Demian Paredes  |  La editorial española Acantilado, que ya ha editado una quincena de títulos del autor, acaba de publicar El profeta mudo, de Joseph Roth. Presentada como una “novela sobre Trotsky”, que se creía perdida desde hace varias décadas, se suma ahora a otras obras de similar temática publicadas recientemente: a la reconocida El hombre que amaba a los perros, del cubano Leonardo Padura, y a Laguna, de la norteamericana Barbara Kingsolver. La historia, como buena parte de la obra literaria y periodística de Roth, se centra en los albores de la Primera Guerra Mundial; pasará por el triunfo de la Revolución Rusa de 1917; y seguirá su derrotero de aislamiento internacional y burocratización. Escrita tras la experiencia de haber sido corresponsal en Rusia durante varios meses para la Frankfurter Zeitung desde mediados de 1926, Roth sitúa el comienzo de su novela en una habitación de un hotel de Moscú, en momentos donde se libran en la URSS y en la Internacional Comunista (ambas en pleno proceso de burocratización) duras batallas políticas entre el estalinismo y el trotskismo, al finalizar ese año 26. Allí, una persona –el

Recomendaciones editoriales

Karl Marx & Friedrich Engels: Prólogos a varias ediciones del Manifiesto del Partido Comunista Obras Escogidas de Karl Marx y Friedrich Engels (Vol. 1, pp. 99-140). Moscú: Editorial Progreso
Friedrich Engels: Reseña del Primer Tomo de El Capital para el 'Demokratisches Wochenblatt' Marxists Internet Archive
Mariana Zegers Izquierdo: Sobre Jaramagos, de Nadia Prado — Carcaj
Kevin B. Anderson: Book Just Published: French edition of Marx at the Margins Kevin B. Anderson.com
Kevin B. Anderson: Just Published: Marx at the Margins: On Nationalism, Ethnicity, and Non-Western Societies, Expanded Edition Kevin B. Anderson.com
Marcelo Carcanholo: Dependencia, superexplotación del trabajo y crisis. Una interpretación desde Marx — Alibri Librería
AA.VV: Marxisti antimoderni. Antologia (PDF, 72 p.) — Il Covile