17/5/17

‘Parar en seco’: el último libro del escritor colombiano William Ospina

Felipe Pineda Ruiz

Hace algunos meses, el maestro William Ospina tuvo la gentileza de interrumpir su vertiginoso itinerario y aceptar la invitación, que desde Somos Ciudadanos [1] le extendimos, para realizar un viaje intempestivo al departamento de Boyacá. El motivo, participar en la audiencia ambiental, realizada en el municipio de Pesca por el Colectivo de la Protección de la Provincia de Sugamuxi. El objetivo principal, salvar el Lago de Tota de la insaciable intención de la petrolera francesa Maurel & Prom de hacer exploración y explotación petrolera en inmediaciones de su generoso caudal.

Allí, cerca de 2000 asistentes tuvieron la fortuna de escuchar un texto preparado para la ocasión por el autor tolimense, la “oración por el Lago de Tota [2]. Uno de sus fragmentos se convertiría en el preludio de lo que Ospina había venido construyendo en sus cuarteles de invierno: “toda la ciencia de hoy sabe que el petróleo no es el futuro, toda la ciencia de hoy sabe que el petróleo es el pasado”. La obra, que al poco tiempo saldría al mercado, titulada Parar en seco” condensa todas las inquietudes ambientales, filosóficas y ecológicas, que durante décadas acumuló uno de los escritores más prolíficos y connotados del país.

Not@s editoriales

Karl Marx & Friedrich Engels: Prólogos a varias ediciones del Manifiesto del Partido Comunista Flacso
'Das Kapital' fully digitized — Instituto Internacional de Historia Social de Amsterdam
Karl Marx: Prólogo a la primera edición alemana de El Capital — El Viejo Topo
Manuel Sacristán: Prólogo de la edición catalana de El Capital — Rebelión
Jaime Ortega Reyna: Marx y Freud en América Latina — AcademiaEdu
Andrea Baldazzini: Note su “Il Mediterraneo” di Fernand Braudel — Pandora
Las ediciones de la obra de Gramsci — Mundo Untref
Reyes Mate: Correspondencia entre Theodor Adorno & Gershom Scholem: razón y mística — ABC
Reseña crítica de 'The Limehouse Golem': caza al asesino, la búsqueda de un psicópata en el Londres de finales del siglo XIX — El Mundo