3/10/16

Viva la revolución! — Eric Hobsbawm y América Latina

Eric Hobsbawm
En su autobiografía Años interesantes: una vida en el siglo XX, publicada en 2002, cuando tenía ochenta y cinco años de edad, el historiador Eric Hobsbawm (1917-2012) escribió que América Latina era la única región del mundo fuera de Europa que sentía que conocía bien y donde se sentía como en casa. Afirmó que esto se debía a que era la única parte del Tercer Mundo cuyos dos principales idiomas, español y portugués, estaban a su alcance. Sin embargo, también se sentía atraído, por supuesto, por el potencial de la revolución social en América Latina. Tras el triunfo de Fidel Castro en Cuba en enero de 1959, y aún más tras la derrota del intento estadounidense de derrocarlo en Bahía de Cochinos en abril de 1961, “no hubo intelectual en Europa o los EE.UU.”, escribió, “no quedara bajo el hechizo de América Latina, un continente aparentemente burbujeando con la lava de las revoluciones sociales’. El Tercer Mundo “puso de nuevo en primer plano la esperanza de la revolución en la década de 1960”. Las dos grandes inspiraciones internacionales fueron Cuba y Vietnam, “triunfos no solo de la revolución, sino de Davids contra Goliats, del débil contra el poderoso". 

Días de bruma — Patricia Terino

Patricia Terino
Raül Rey

Es raro, sucede en contadas ocasiones, pero uno puede escribir un buen poema por casualidad, quizá no un poema magistral, pero sí aceptable, del mismo modo que alguien sin talento podría escribir una buena escena de teatro, o por lo menos una funcional, o incluso alguien poco ducho en la narrativa podría escribir un relato correcto. Pero no es la casualidad la que escribe un buen poemario, una buena obra de teatro o una buena novela. Por eso sorprende Días de bruma, porque Patricia Terino, una autora novel, ha logrado dotarla de una coherencia estética y narrativa muy sólida, sin fisuras.

Cuando la gente me cuenta que una novela es entretenida suele sorprenderme, porque generalmente hacen alusión a productos que a mí particularmente me aburren mucho. Me refiero a obras con una trama muy compleja, enrevesada y al final sorprendente, pero cuyo estilo es insulso, y lo mejor que podríamos decir de él es que es correcto, que los verbos concuerdan adecuadamente con sus sujetos y que los signos de puntuación no estorban (esto después de haber pasado por correctores que se encargan de que esto sea así). Sin embargo, a mí me encantan las novelas en las que apenas sucede nada ni falta que hace, porque escribir es un arte verbal y lo importante de estos títulos es la belleza de sus palabras, de las que podemos extraer la esencia del ser humano.

Not@s editoriales

Karl Marx & Friedrich Engels: Prólogos a varias ediciones del Manifiesto del Partido Comunista Flacso
'Das Kapital' fully digitized — Instituto Internacional de Historia Social de Amsterdam
Karl Marx: Prólogo a la primera edición alemana de El Capital — El Viejo Topo
Manuel Sacristán: Prólogo de la edición catalana de El Capital — Rebelión
Jaime Ortega Reyna: Marx y Freud en América Latina — AcademiaEdu
Andrea Baldazzini: Note su “Il Mediterraneo” di Fernand Braudel — Pandora
Las ediciones de la obra de Gramsci — Mundo Untref
Reyes Mate: Correspondencia entre Theodor Adorno & Gershom Scholem: razón y mística — ABC
Reseña crítica de 'The Limehouse Golem': caza al asesino, la búsqueda de un psicópata en el Londres de finales del siglo XIX — El Mundo