17/8/16

Las cenizas de Gramsci — Pier Paolo Pasolini

Enric Llopis 
“Un trapillo rojo como aquel / enrollado en el cuello de los partisanos / y junto a la urna, en el terreno céreo, / dos geranios diversamente rojos. / Allí estás tú, con dura elegancia no católica / desterrado en una lista entre extranjeros muertos: Las cenizas de Gramsci…”.
Pasolini ante las cenizas de Gramsci, 1954

Son los versos que el ensayista, cineasta y poeta Pier Paolo Pasolini le dedica al revolucionario italiano tras visitar la pequeña tumba del cementerio Protestante o de los Ingleses –entre Porta San Paolo y el barrio romano del Testaccio- donde se halla enterrado. En la columna funeraria figura la inscripción “Cinera Gramsci” y las fechas del nacimiento y la muerte. “Entre esperanza / y desconfianza vieja me acerco a ti, me lleva / la casualidad por este estrecho sendero / delante de tu tumba, de tu espíritu / permanecido aquí abajo entre estos libres”. En 2009 Visor-Poesía editó en castellano “Las cenizas de Gramsci”, libro publicado inicialmente en italiano por Garzanti Editore en 1957. La edición, traducción y prólogo del poemario en lengua española corre a cargo de Stéphanie Ameri y Juan Carlos Abril.

Bilis. Vómitos de tinta — Luis Bonafoux

Jesús Aller   /   El periodista Luis Bonafoux y Quintero, apodado “La víbora de Asnières” por su afilada pluma, vio la luz cerca de Burdeos en 1855 de padre francés, comerciante en vinos en las Antillas, y madre venezolana. Su infancia transcurrió en Puerto Rico, y allí estudió el bachillerato con los jesuitas, pero pronto viene a Madrid a cursar la carrera de Derecho. Tras completar esta en Salamanca, se instala en la bohemia de la capital y cultiva el periodismo en las cabeceras más radicales. En perpetuo conflicto con el clericalismo y los políticos reaccionarios y corruptos fustigados en sus escritos, en 1894 ha de partir al exilio y se establece en Asnières, al noroeste de París, desde donde continúa sus colaboraciones en la prensa. Con el estallido de la Gran Guerra, sus críticas al patriotismo francés dan con sus cansados huesos en Londres, y allí fallece en 1918. Los artículos de Bonafoux son lamento que acusa y bisturí que explora un tumor, pero saben siempre vestir el dolor de ironía y trascienden el humor de quien contempla el engendro espantoso sin creer haber perdido del todo la oportunidad de enderezarlo.

Not@s editoriales

Karl Marx & Friedrich Engels: Prólogos a varias ediciones del Manifiesto del Partido Comunista Flacso
'Das Kapital' fully digitized — Instituto Internacional de Historia Social de Amsterdam
Karl Marx: Prólogo a la primera edición alemana de El Capital — El Viejo Topo
Manuel Sacristán: Prólogo de la edición catalana de El Capital — Rebelión
Jaime Ortega Reyna: Marx y Freud en América Latina — AcademiaEdu
Andrea Baldazzini: Note su “Il Mediterraneo” di Fernand Braudel — Pandora
Las ediciones de la obra de Gramsci — Mundo Untref
Reyes Mate: Correspondencia entre Theodor Adorno & Gershom Scholem: razón y mística — ABC
Reseña crítica de 'The Limehouse Golem': caza al asesino, la búsqueda de un psicópata en el Londres de finales del siglo XIX — El Mundo