15/8/16

Estudios de Historia Contemporánea — Manuel Tuñón de Lara

Enric Llopis   /   El partido liberal y el conservador puntales de la Restauración borbónica en España (1874-1923) no fueron organizaciones de “masas” ni de militantes. Vertebrados de arriba abajo, fueron promovidos por los próceres de estos mismos partidos. Pero ello no significa que no contaran con estructuras, órganos de decisión, “notables”, grupos parlamentarios, centenares de cuadros y personal político. A escala local y provincial, el “jefe” del partido se correspondía en muchos casos con el cacique. Las dos formaciones del “turno” proveían además la superestructura de diputados, gobernadores civiles, directores generales y subsecretarios. Sobre todo, representaban y se confundían con los intereses de la oligarquía. Maura (conservador) y Montero Ríos (liberal) se hallaban entre los grandes contribuyentes de Madrid. Fernández-Villaverde (conservador) figuraba entre los consejeros fundadores del Banco Español de Crédito; Romanones, gran terrateniente del partido liberal, era asimismo importante accionista de Minas del Rif. Moret (liberal) y Dato (conservador) contaban con intereses en las compañías ferroviarias; García Prieto, Sánchez de Toca.

Not@s editoriales

Karl Marx & Friedrich Engels: Prólogos a varias ediciones del Manifiesto del Partido Comunista Flacso
'Das Kapital' fully digitized — Instituto Internacional de Historia Social de Amsterdam
Karl Marx: Prólogo a la primera edición alemana de El Capital — El Viejo Topo
Manuel Sacristán: Prólogo de la edición catalana de El Capital — Rebelión
Jaime Ortega Reyna: Marx y Freud en América Latina — AcademiaEdu
Andrea Baldazzini: Note su “Il Mediterraneo” di Fernand Braudel — Pandora
Las ediciones de la obra de Gramsci — Mundo Untref
Reyes Mate: Correspondencia entre Theodor Adorno & Gershom Scholem: razón y mística — ABC
Reseña crítica de 'The Limehouse Golem': caza al asesino, la búsqueda de un psicópata en el Londres de finales del siglo XIX — El Mundo