17/6/16

Un nuevo marxismo para América Latina — Martín Cortés

 En este sentido, un escritor es como el rastreador del Facundo, busca en la tierra el rastro perdido, encuentra el rumbo en las huellas confusas que han quedado en la llanura”:  Ricardo Piglia “La extradición”

Diego Giller   /   A primera vista, Un nuevo marxismo para América Latina, de Martín Cortés, se centra en la figura del cordobés José María Aricó (1931-1991). Al menos eso deja leerse en el subtítulo: José Aricó: traductor, editor, intelectual. La impresión inicial, refrendada por la tapa misma, no es del todo falsa. Basta observar sus densas páginas para advertirlo: Aricó recorre la obra de principio a fin. En el libro se relata el derrotero político-intelectual de Aricó, desde sus inicios como militante del Partido Comunista Argentino (PCA) en Córdoba hasta sus últimos años como animador del Club de Cultura Socialista y simpatizante del gobierno de Raúl Alfonsín (1983-1989), pasando por su relación con Héctor P. Agosti, la expulsión del pca, la fundación de la revista Pasado y Presente, sus emprendimientos editoriales como los homónimos Cuadernos, su traslado a Buenos Aires y el posterior exilio en México. Sin embargo, lejos de tener una pretensión biográfica, esta crónica es exhibida como el escenario para desenterrar la historia de sus lecturas.

Not@s editoriales

Karl Marx & Friedrich Engels: Prólogos a varias ediciones del Manifiesto del Partido Comunista Flacso
'Das Kapital' fully digitized — Instituto Internacional de Historia Social de Amsterdam
Karl Marx: Prólogo a la primera edición alemana de El Capital — El Viejo Topo
Manuel Sacristán: Prólogo de la edición catalana de El Capital — Rebelión
Jaime Ortega Reyna: Marx y Freud en América Latina — AcademiaEdu
Andrea Baldazzini: Note su “Il Mediterraneo” di Fernand Braudel — Pandora
Las ediciones de la obra de Gramsci — Mundo Untref
Reyes Mate: Correspondencia entre Theodor Adorno & Gershom Scholem: razón y mística — ABC
Reseña crítica de 'The Limehouse Golem': caza al asesino, la búsqueda de un psicópata en el Londres de finales del siglo XIX — El Mundo