2/5/16

La idea de comunismo — Slavoj Zîzêk (Editor)

Cristopher Morales    |   Cuando Marx y Engels comenzaron a darle vueltas al concepto de «comunismo» a mediados del siglo XIX la situación social que se vivía era la de un conjunto de luchas y en­frentamientos entre las dos clases sociales que habían surgido a partir de la aparición del modo de producción capitalista: el proletariado y la burguesía. La promesa de una sociedad sin clases, de una unión de productores indepen­dientes, y todos aquellos otros contenidos de la utopía comunista parecían más alcanzables debido, justamente, a esa liberación de energías de la naturaleza de la que hablara Marx en el Manifiesto Comunista. Por lo tanto, y tal y como Marx mismo escribió en algún lugar, una sociedad sólo se plantea los problemas que puede solucionar. Así, la promesa de la sociedad sin clases empezó a pensarse como posibilidad justo en el momento en el que aparecieron las condiciones materiales para su realización. En nuestro actual momento de crisis, esas posibilidades parecen haberse multiplicado. El desarrollo de lo que antes podríamos haber llamado «medios de producción» junto con cierto avance en las condiciones de vida de lo que queda del proletariado en los países indus­triales ha hecho posible pensar en el proyecto comunista cada vez menos como una utopía.

Not@s editoriales

Karl Marx & Friedrich Engels: Prólogos a varias ediciones del Manifiesto del Partido Comunista Flacso
'Das Kapital' fully digitized — Instituto Internacional de Historia Social de Amsterdam
Karl Marx: Prólogo a la primera edición alemana de El Capital — El Viejo Topo
Manuel Sacristán: Prólogo de la edición catalana de El Capital — Rebelión
Jaime Ortega Reyna: Marx y Freud en América Latina — AcademiaEdu
Andrea Baldazzini: Note su “Il Mediterraneo” di Fernand Braudel — Pandora
Las ediciones de la obra de Gramsci — Mundo Untref
Reyes Mate: Correspondencia entre Theodor Adorno & Gershom Scholem: razón y mística — ABC
Reseña crítica de 'The Limehouse Golem': caza al asesino, la búsqueda de un psicópata en el Londres de finales del siglo XIX — El Mundo