30/9/16

De regreso a Marx. Nuevas lecturas y vigencia en el mundo actual — Marcello Musto

Santiago M. Roggerone

En un capítulo de Los Simpson, Bart vende su alma a Milhouse por la suma de cinco dólares. Tras gastar el dinero en esponjas con forma de dinosaurios, comienza a arrepentirse de haber efectuado menuda transacción. Dispuesto a pagar o hacer lo que sea por recuperarla, sale entonces a su búsqueda. Sin embargo, pronto descubre que ya es demasiado tarde: su entrañable amigo la cambió por unas fichas en la tienda de revistas. “¿Te acuerdas de Alf? ¡Volvió! ¡En forma de fichas!”, lanza éste a aquél en uno de los tantos momentos memorables de la serie… Resulta realmente sorprendente que en la actualidad varios se encuentren diciendo algo similar pero en relación a Marx. Es que desde que en 2008 estallara una profunda crisis económico-financiera, se asiste en el mundo de las ideas a una situación en verdad curiosa, determinada por la convicción de que Marx habría vuelto.

Ciertamente, resulta ya difícil mantenerse al día con respecto a los anuncios del regreso del pensador oriundo de Tréveris que se efectúan en la escena pública. Existe, incluso, una amplia literatura especializada que aborda el fenómeno y da cuenta de los motivos que habrían obligado al revolucionario alemán no tanto a partir — ¿cómo, cuándo y a causa de qué se habría ido?— como a retornar: parecería ser cada vez más que, después de todo, él llevaba la razón [1].

29/9/16

Nuevas lecciones de introducción a ‘El Capital’ — Wolfgang Fritz Haug

Pedro Rivas

Wolfgang Fritz Haug, profesor de la Universidad Libre de Berlín, publicó en 1974 Vorlesungen zur einführung ins Kapital, fruto de sus lecciones ahí sobre la obra de Marx. En 1978, el libro fue traducido al español (no el texto de 1974, sino la revisión de 1976) por Gustau Muñoz, en la editorial Materiales, de Barcelona. La traducción actual, realizada por el propio Haug y Santiago Vollmer, es el mismo texto, de nuevo revisado y ampliado en 2005. Con Neue vorlesungen zur einführung ins Kapital (Nuevas lecciones de introducción a la lectura de El Capital), 2006, y Das Kapital lesen-aber wie, 2013 (Leer El Capital, pero ¿cómo?), 2013, constituye una trilogía que Haug dedica a la obra de Marx.

27/9/16

Obra de los Pasajes — Walter Benjamin

Ariane Díaz
 
“Este escrito, que trata de los pasajes de París, se inició al aire libre de un cielo azul sin nubes curvado sobre el follaje, y sin embargo ha quedado cubierto con el polvo de muchos siglos por millones de hojas en las que se agitaban la fresca brisa del afán, el pesado aliento del investigador, la tormenta del celo juvenil yel soplo indolente de la curiosidad. Pues el cielo estival pintado en la sala de lectura de la Biblioteca Nacional de París, mirando hacia abajo desde las arcadas, extendió su cubierta, soñadora y sin luz, sobre él” [460 [1]].

Así define Benjamin su arduo trabajo en un proyecto que ocupó más de la última década de su vida. Lo que se conoce hoy como “Obra” o “Libro” de los pasajes, un monumental conjunto de citas, comentarios y aforismos, con sus más de mil páginas constituirían la base de una obra que consideraba la más importante de su producción, y que no pudo concluir. Su objeto era mucho más abarcador que las modernas estructuras de vidrio y hierro que florecieron en el París decimonónico, “templos del capital mercantil”, que le sirvieran de disparador: Benjamin buscaba desentrañar, a través de elementos propios de la “capital de la modernidad” del siglo XIX, los mecanismos sociales y culturales de la sociedad capitalista que moldeaban la conciencia y las prácticas de quienes la habitaban.

25/9/16

Seis opiniones sobre ‘Orientalismo’, de Edward Said

Juan Rodríguez

Hasta 1978 "orientalista" y "orientalismo" eran adjetivos si no neutros, al menos descriptivos de una especialidad académica: el "estudio de la cultura y las costumbres de los pueblos orientales", como dice el Diccionario de la Lengua Española. Pero ese año, el intelectual palestino Edward W. Said (1935-2003), un humanista conocido hasta entonces por sus trabajos como crítico y teórico literario, publicó su libro "Orientalismo", en el que denunció que había una conexión de esos estudios con el imperialismo británico y francés, y luego con el estadounidense.

El Oriente exótico, incivilizado, ingobernable, misterioso, incluso romántico, al que Europa debía llevar el progreso y hasta restaurar en su antigua grandeza, era una fabricación de los "conquistadores, administradores, académicos, viajeros, artistas, novelistas y poetas británicos y franceses". "Orientalismo" fue "una primera formulación sistemática de la crítica de Said a la máquina semiótica universitaria euroamericana", explica Sergio Villalobos-Ruminott, profesor de español y Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Michigan, Estados Unidos. "En dicha crítica no solo se muestra la relación entre la producción universitaria de saberes sobre el 'otro' y el imperialismo, sino que se interroga a la literatura, a la lingüística, a la antropología y a las ciencias humanas en general, por su complicidad en la producción de una imagen estereotipada del Oriente". De ahí que Said eligiera como epígrafe de su estudio unas palabras de Marx referidas al campesinado francés: "No pueden representarse a sí mismos, deben ser representados". Palabras a las que se pueden agregar las de Napoleón cuando entró a Egipto: "Nosotros somos los verdaderos musulmanes".

22/9/16

Neruda, el príncipe de los poetas — Mario Amorós

Alejandro Sánchez Moreno

El 25 de septiembre de 1973 tuvo lugar un hito fundamental en la historia reciente de Chile. Ese día, el país andino, que acababa de sufrir la pérdida de su democracia a manos del sangriento golpe de Augusto Pinochet, despedía al que tal vez haya sido el más ilustre de sus hijos, el príncipe de los poetas Pablo Neruda. Pero al contrario de lo que pudiera parecer, la muerte de Neruda no marcaba para Chile tan sólo el fallecimiento de un poeta universal, sino que las circunstancias en que se desarrolló el funeral, convirtieron el acto en la primera acción de resistencia de un pueblo que había visto liquidar a sangre y fuego todas las esperanzas que se habían depositado en el gobierno de la Unidad Popular.

Esa mañana, el cuerpo sin vida del poeta se dirigió al cementerio general acompañado de unas pocas personas, que casi de incognito, se dispusieron a enterrar silenciosamente a Neruda. Pero para sorpresa de todos -incluidos los periodistas extranjeros que cubrían el acontecimiento-, aquello no fue así, ya que en el camino, centenares de chilenos vencieron el miedo sumándose espontáneamente a la despedida, ignorando la prohibición de actos públicos que había decretado la dictadura. El camino al cementerio se convirtió así en toda una manifestación, una manifestación pública de fidelidad al gobierno derrocado por la fuerza de las armas, y de reconocimiento a uno de sus artífices, el comunista Pablo Neruda.

19/9/16

Karl Marx — Gareth Stedman Jones

Anaclet Pons

Como no podía ser de otro modo, este último trimestre del año está marcado por la aparición de otra biografía de Karl Marx (tras la aún reciente de Sperber). Se trata de Karl Marx. Greatness and Illusion, de Gareth Stedman Jones. Señala el editor que “Stedman Jones sopesa no sólo a las ideas de Marx, sino los puntos de vista de aquellos con los que polemizaba. El autor muestra que Marx estuvo tan zarandeado como cualquiera de las personas que vivieron en un periodo que confirmaba y fustraba a la vez sus interpretaciones -y que finalmente lo dejó con terribles indicaciones de fracaso. Karl Marx permite al lector entender el ambiente y el desarrollo de Marx, y otorga sentido al impacto devastador de nuevas formas de ver el mundo conjuradas por Kant, Hegel, Feuerbach, Ricardo, Saint-Simon y otros. Llegamos a entender cómo Marx transformó y adaptó sus filosofías en ideas que tendrían -a través de giros y revueltas inconcebibles para él- un gran impacto en todo el mundo en el siglo XX”.

Más allá de esa presentación y de las incontables reseñas que cualquiera puede encontrar en la red, se trata de un volumen que la generado y generará una amplia plémica, pues Stedman Jones realiza un trabajo desprejuiciado y, an algunos sentidos, desmitificador, algo que se aprecia ya en su decisión de llamarle “Karl”.  Así se puede apreciar en la introducción, de la que entresacamos unos párrafos:

18/9/16

Indies, hipsters y gafapastas. Crónica de una dominación cultural — Víctor Lenore

Cristopher Morales Bonilla

Desde el punto de vista de las luchas socia­les, la segunda mitad del siglo XX fue, en gran parte, el momento en el que la tradicional es­fera de desarrollo de los conflictos sociales, la economía, comenzó a perder importancia en favor de otro tipo de contradicciones. Al tiem­po que el desarrollo del socialismo real dejaba claro que la revolución social no podía reducir­se solamente a la recuperación de los medios de producción, el capitalismo occidental revelaba que sus promesas (igualdad de oportunidades, prosperidad generalizada, etc.) se iban demos­trando como falsas. En su lugar, en ambos re­gímenes sociales lo que se iba desvelando era la necesidad de entender que el control de la esfera económica, o la reducción de todas las contradicciones sociales a conflictos económi­cos, no resolvía de ninguna manera la conflicti­vidad política.  

17/9/16

La globalizzazione inteligente — Dani Rodrik

Rosa Fioravante 

Dani Rodrik, economista di origine turca già docente a Princeton e Harvard, si occupa da un decennio del rapporto fra crescita economica e benessere sociale. La sua produzione si è a lungo soffermata sull’analisi dell’interazione fra i processi economici connessi all’internazionalizzazione dei mercati e l’assetto istituzionale politico. Nel 2007 il suo Has Globalization Gone Too Far? 1 cercava di fornire una contro-argomentazione convincente a quello che ormai sembrava divenuto un vero e proprio postulato del pensiero economico cosiddetto mainstream: la globalizzazione era considerata come una “cosa” buona in sé, e, in ottemperanza a tale postulato, maggiore sarebbe stato il grado di internazionalizzazione di un’economia nazionale, maggiore sarebbe stato il benessere e lo sviluppo prodotto nel paese soggetto al processo di apertura della propria economia. Benché il saggio fosse un tentativo di evidenziare l’inconsistenza delle argomentazioni in supporto all’idea che l’internazionalizzazione di un’economia e lo sviluppo di una società fossero direttamente proporzionali, egli non aveva ancora, per sua stessa successiva ammissione, piena contezza di quanto rilevanti potessero essere le conseguenze del fenomeno di globalizzazione. 

Dello spirito libero — Mario Tronti

Stefania Ragaù

Nei Passages Benjamin nel contemplare la costruzione finita della Torre Eiffel scriveva: «come le grandiose visioni offerte dalle nuove architetture in ferro della città […] rimasero a lungo privilegio esclusivo degli operai e degli ingegneri, così anche il filosofo, che vuole conquistare qui le prime visioni, deve essere un lavoratore indipendente, libero da vertigini e, se necessario, solo». Nel leggere le pagine di Mario Tronti, Dello spirito libero. Frammenti di vita e di pensiero (Il Saggiatore, 2015), non si può non riconoscere uno spirito affine: indipendente, libero da vertigini e solitario. Una voce consapevole però che non è più tempo di conquistare le prime visioni: «questo è un tempo che non merita pensiero. Descriverlo è triste, come un pomeriggio d’inverno quando il buio arriva presto, e non c’è angoscia, magari!, solo serena disperazione» (p. 17). Se in passato per Benjamin le grandi visioni si stagliavano davanti ai suoi occhi, per Tronti esse sono ormai alle nostre spalle, come il Novecento, il sole dell’avvenire. Con una precisazione doverosa. Non c’è qui del pessimismo, come qualcuno ha insinuato, quanto piuttosto un salutare disincanto. Qualcosa di cui è sempre difficile farsi carico, senza sprofondare in rassegnazione e cinismo a buon mercato. Prospettiva non facile da accettare, dunque. A tal proposito, vengono in mente le belle parole di Rita di Leo, impegnata anche lei a riflettere sugli esperimenti profani del secolo scorso.

La nueva odisea. La historia de la crisis europea de refugiados — Patrick Kingsley

Juan Torres López

Así empieza el libro el libro de Patrick Kingsley, periodista de The Guardian y nombrado periodista internacional del año en los Premios Británicos de Periodismo de 2015. Se titula La nueva odisea. La historia de la crisis europea de refugiados y es una crónica en primera persona del horror que se desenvuelve justo ahí, a nuestro lado, sin que, al parecer, sea todavía lo suficientemente horroroso como para que nuestros dirigentes hagan algo o, no nos engañemos, para que lo hagamos nosotros mismos, para que nuestra alma ya casi insensible a todo, nos empuje a decirles que ya está bien de tanto daño y sufrimiento inútil. Al menos, léanlo, sepan lo que pasa, busquen las razones y empezaremos a hacer algo para evitar que todo eso siga sucediendo:

16/9/16

La paradoja de la globalización — Dani Rodrik

Albert Medina

Tiempo atrás, un productor de bolígrafos turco cayó en gracia cuando su empresa logró aumentar beneficios gracias a un aumento las barreras comerciales. Cualquier economista convencional opinaría que la decisión del Gobierno turco fue equivocada; que los valores del libre comercio son los estamentos básicos para la prosperidad y la paz, en contraste con el proteccionismo, que son políticas asociadas al atraso económico y al populismo.

No obstante, la intervención del Estado en asuntos comerciales permitió al productor de bolígrafos ahorrar para poder financiar los estudios en Ciencias Económicas de su hijo en la prestigiosa Universidad de Harvard. A día de hoy, su hijo, el distinguido especialista en comercio internacional Dani Rodrik, puede usar esta curiosa paradoja biográfica para mostrar a sus alumnos de la Kennedy School lo variante que puede ser el término “prosperidad” según a quién preguntes.

“La paradoja de la Globalización” de Dani Rodrik (Antoni Bosch editor, 2012) es una obra divulgativa que pone en duda el relato y la deseabilidad de la globalización como fenómeno irreversible. El autor, que no se lo puede considerar un activista antiglobalización, cataloga las dos grandes transformaciones del capitalismo en las últimas décadas y explica de forma convincente los peligros de una globalización no armonizada con los Estados.

15/9/16

Socialismo del Siglo XXI ¿Hay vida después del neoliberalismo? — Atilio Borón

José Bell Lara

El libro de Atilio Borón Socialismo del Siglo XXI ¿Hay vida después del neoliberalismo?, tiene dos ejes, el primero la imposibilidad de desarrollarse para los países subdesarrollados en el marco del capitalismo, lo que incluye la crítica al neoliberalismo y la posibilidad de un camino para abandonar el Consenso de Washington y el tercero una reflexión sobre la problemática del el socialismo del siglo XXI.

Esta edición tiene una introducción que da cuenta de los cambios más recientes en América Latina entre 2008 y 2014, con el objetivo de integrarlo al argumento general del libro. En ella señala la persistencia del legado del neoliberalismo, señalando como el crecimiento económico de los últimos años, apoyado en los precios de los commodities no ha eliminado las crecientes desigualdades, el endeudamiento masivo, la fuga de capitales y la vulnerabilidad externa.

Bernie Sanders. Sus principales ideas para Estados Unidos

Las ideas-fuerza de un atípico candidato presidencial ‘born in the USA’
Salvador López Arnal
 No es improbable que lo que el título del libro anuncia sea la principal crítica que se le puede formular: son ideas para Estados Unidos. Tal vez... pero no del todo. Veámoslo. No es necesario presentar a estas alturas a Bernie Sanders [BS]. Un político profesional norteamericano, senador independiente (demócrata desde 2015) por Vermont, raro, muy raro. De estudiante fue miembro de la Liga Socialista de la Juventud y activista del Movimientos de los Derechos Civiles. No más pero tampoco menos. Se opuso, casi en minoría unitaria, a la intervención imperial USA en la segunda guerra del Golfo (no puedo precisar su posición en la primera). No recuerdo ninguna campaña electoral presidencial usamericana en los últimos cincuenta años que tenga tanto contenido político-social como la suya. Ninguna.

El editor y autor del prefacio es Jonathan Tasini: escritor, consultor de estrategias de organización (ignoro el contenido temático de esta singular tarea), analista político y económico y colaborador de The Wall Street Journal, Business Week, Playboy, The New York Times, The Washington Post, Los Angeles Times. Nadie sobre el que se pueda sospechar tenencia de gotas de “radicalismo antisistema” en sus venas, arterias y capilares. Durante trece años ha sido presidente del Sindicato Nacional de Escritores.

14/9/16

El enigma Georges Sorel. ¿Revisión del marxismo o prefascismo?

Intervienen como co-autores en esta edición, intelectuales ideológicamente tan diferentes como Julien Freund, Alain de Benoist, Zeev Sternhell, Leszek Kolakowski o Bo Gustafsson. El núcleo central del libro lo ocupa el debate sobre la influencia de Sorel en la revisión del marxismo, la transición del sindicalismo revolucionario y el nacimiento del fascismo. 
Jesús J. Sebastián
De Georges Sorel se ha dicho que fue el primer revolucionario-conservador (Michael Freund), al menos, uno de los precursores (o incluso uno de sus padres fundadores) de la llamada Revolución Conservadora. Así lo han expresado también acertadamente Julien Freund, Armin Mohler y Karlheinz Weismann, estos dos últimos coautores del manual Die Konservative Revolution in Deutschland.

Pero el núcleo central del debate lo constituye el estudio de su importancia en la revisión del marxismo de la época y en la influencia que tuvo en los orígenes del fascismo europeo. Algunos autores marxistas revisionistas sitúan a Sorel, inexcusablemente, dentro de las principales corrientes del marxismo crítico.

13/9/16

L'epoca delle passioni tristi — Miguel Benasayag & Gérard Schmit

Il libro di Miguel Benasayag e Gérard Schmit L'epoca delle passioni tristi si propone di indagare il crescente disagio nelle società occidentali, specialmente tra gli adolescenti, partendo dalla constatazione che mentre nel passato i ragazzi più problematici provenivano soprattutto dalla periferia e dai quartieri più poveri, oggi il disagio tende a generalizzar sia tutti i quartieri e quindi, dovremmo pensare, a tutte le fasce sociali.

Gli autori partono dalla constatazione che si è ormai consumato il passaggio da un futuro-promessa ad un futuro-minaccia e non solo dal punto di vista economico. L'Occidente aveva fondato i suoi sogni sulla convinzione che la storia dell'umanità fosse inevitabilmente storia di progresso; se in precedenza il processo storico permetteva di guardare al futuro come ad una promessa di sempre maggior benessere, di sempre maggiore felicità, oggi questa fiducia non esiste più: è avvenuta una vera e propria rottura che ha ucciso la speranza “storicista” di un futuro migliore. O forse sarebbe meglio dire così: è venuta meno, non tanto la convinzione che il futuro sia sempre necessariamente migliore, ma piuttosto che un futuro migliore sia anche soltanto possibile.

11/9/16

La divisione del sensibile — Jacques Rancière (Cap. I)

È in uscita il 30 giugno la prima traduzione italiana dell'importante opera estetica di Jacques Rancière, "La divisione del sensibile. Estetica e politica". Qui pubblichiamo in anteprima, per gentile concessione della casa editrice, il primo capitolo.
1. Della partizione del sensibile e delle relazioni tra estetica e política
Nel libro La Mésentente la politica viene interrogata a partire da ciò che lei chiama la «partizione del sensibile». Un’espressione che a suo parere traduce il punto di congiunzione necessario tra pratiche estetiche e pratiche politiche? Chiamo partizione (partage) del sensibile quel sistema di evidenze sensibili che rendono contemporaneamente visibile l’esistenza di qualcosa di comune e le divisioni che, su tale comune, definiscono dei posti e delle rispettive parti. Una partizione del sensibile fissa dunque allo stesso tempo un comune condiviso e delle parti esclusive. Questa partizione delle parti e dei posti si fonda su una ripartizione (partage) degli spazi, dei tempi e delle forme di attività che determina il modo stesso in cui un comune si presta alla partecipazione e il modo in cui gli uni o gli altri avranno parte a questa partizione. Il cittadino, scrive Aristotele, è colui che ha una parte nel governo e nell’essere governato. Ma un’altra forma di ripartizione precede questo aver parte: quella che determina chi potrà avere parte. L’animale parlante, scrive Aristotele, è un animale politico. Lo schiavo, se anche comprende il linguaggio, non lo «possiede». Gli artigiani, sostiene Platone, non possono occuparsi di affari comuni, perché non hanno il tempo per dedicarsi ad altro che al loro lavoro; non possono esserealtrove se non lì dove il loro lavoro li aspetta. La partizione del sensibile rende visibile chi può avere parte al comune in funzione di ciò che fa, del tempo e dello spazio nel quale la sua attività si esercita.

10/9/16

Contra el dinero. Acerca de la perversa relación social que lo genera — John Holloway

John Holloway
“No, capital, nosotros somos tu crisis. Nuestro rechazo a convertirnos en robots es la roca con que se topa tu constante agresión. Ahora es el momento para que te vayas porque tenemos otras cosas que hacer con nuestras vidas, queremos crear un mundo que tenga sentido.”  

Romper el poder del dinero. Rechazar el poder del dinero porque el dinero está en el centro de la guerra mundial contra la humanidad. Romper el poder del dinero porque el dinero es la conexión social que nos une y que se ha vuelto cada vez más autónoma de nosotros y cada vez más agresiva en contra de nosotros, y ahora amenaza con destruirnos a todos. Romper el poder del dinero, porque de otra forma cualquier victoria que logremos será atrapada en los tentáculos insaciables del monstruo y se volverá en nuestra contra.

7/9/16

Erskine Caldwell y las crónicas de la violencia americana

Erskine Caldwell
José Ramón Martín Largo
 
Según The Guardian, las personas muertas por la policía en Estados Unidos el año pasado fueron mil ciento cuarenta y seis, y este año van ya quinientas sesenta y uno. La mayoría eran negros. Aunque no existe una contabilidad oficial de las víctimas causadas por las llamadas “guardias vecinales”, sí se sabe que, como ocurre en el caso de los policías, casi siempre sus acciones han quedado impunes. De las más de seiscientas organizaciones supremacistas blancas que eran consideradas como terroristas en 2009 se ha pasado ahora al doble. Las prisiones de Estados Unidos albergan a casi el 25% de la población carcelaria del mundo, lo que significa que está entre rejas uno de cada treinta estadounidenses. De ellos, nuevamente, la mayoría son negros. De hecho, el diez por ciento de los afroamericanos están o han estado alguna vez en la cárcel. En cumplimiento de la legislación vigente en muchos estados, según la cual los ex presidiarios pierden todos o una parte de sus derechos civiles, seis millones se encuentran en la actualidad inhabilitados para votar, dándose así la paradoja de que hoy tal privación de derechos devuelve a las personas a la situación en que se encontraban sus antepasados en tiempos de la esclavitud. Estos datos, según admiten numerosos expertos y organismos internacionales, no parecen estar tomados de un país próspero y poderoso, sino de uno en guerra civil.

6/9/16

Los Gajos del Oficio — Grínor Rojo

Claudia Zapata Silva
 
Grínor Rojo
En la contraportada del libro Los gajos del oficio. Ensayos, entrevistas y memorias, Grínor Rojo nos anuncia que se trata de su libro más personal. Quienes conocemos su obra o al menos una parte importante de esta, sabemos que todos sus libros lo son, que su escritura tiene un sello particular que uno reconoce a la distancia, tanto en su forma de narrar –en primera persona, crítica, por momentos beligerante- como por su posicionamiento, ese que comunica clara y directamente al lector, sin jugar a que este adivine lo que quiere o no quiere decir. Cuesta entonces aventurar en qué consistiría lo personal cuando un autor nos tiene acostumbrados a esa pluma. Ahora que he leído el libro, concedo a Rojo autoridad en esta afirmación, pues se trata de una selección de textos en que él nos propone pensar el “oficio” y lo hace pensándose a sí mismo.

El dinero — John K. Galbraith

John K. Galbraith
Enric Llopis

Se trata simplemente de un medio de pago. Lo que se da o recibe por la compra o venta de artículos, bienes y servicios. “No hay nada en el dinero que no pueda ser comprendido por una persona razonablemente curiosa, activa e inteligente”, afirma el economista John K. Galbraith en el libro “El dinero”, cuya primera edición se publicó en 1975 y Ariel reeditó en castellano 20 años después (con un capítulo añadido en el que incluían referencias a las presidencias de Carter y Reagan). El dinero aparece históricamente vinculado a tres instituciones progenitoras: las Casas de la Moneda, las Secretarías del Tesoro o Ministerios de Hacienda y los bancos. Y el negocio bancario nace en Italia. De hecho, el mundo no se inició con la actual crisis. “Ni los Rothschild ni J.P. Morgan han igualado a los Médicis en una grandeza sustancialmente fomentada por ser agentes fiscales de la Santa Sede”, resalta el autor. Además, las casas de banca de Venecia y Génova sientan el precedente de los bancos comerciales (al menos un centenar de bancos de depósito se fundaron en Venecia entre los siglos XIII y XV). Casi igual de avanzadas eran las entidades del Valle del Po.

5/9/16

La danza hostil: Poderes subnacionales y Estado central en Bolivia y Perú (1952-2012) — Alberto Vergara

Adrián Lerner
 
Este libro de Alberto Vergara, basado en su tesis doctoral en ciencia política por la Universidad de Montreal, abarca sesenta años de historia política comparada en dos contextos peculiarmente inestables: Perú y Bolivia durante la segunda mitad del siglo veinte. La pregunta principal gira en torno a los mecanismos que causan la presencia o ausencia de un “clivaje político territorial entre centro y periferia”; es decir, de “una división política sostenida en el tiempo en la que colectividades de individuos se oponen a partir de consideraciones territoriales”, que “guían la acción política de los actores y se materializan en instituciones” (Vergara 2012:23). Específicamente, Vergara se centra en la trayectoria de las relaciones entre los Estados centrales peruano y boliviano y las élites políticas de las que considera sus principales regiones: en el Perú, el Sur Andino, en especial los departamentos de Cuzco, Arequipa y Puno; en Bolivia, el Oriente, en particular el departamento y la ciudad de Santa Cruz, pero también en determinadas circunstancias otros departamentos de la llamada “Media Luna”. El argumento es que una trayectoria inversa caracterizó la política peruana y la boliviana a partir de 1950. En Bolivia, es posible rastrear hasta la Revolución Nacional de 1952 los orígenes de la activación efectiva de un clivaje de este tipo, antes inexistente, mientras que, en Perú, a lo largo del período, se debilitaron las élites periféricas surandinas hasta el punto de volverse incapaces de aprovechar políticamente las estructuras, coyunturas, y herencias políticas regionalistas que existían para desafiar al poder central.

El proceso de Burgos — Gisèle Halimi (Prólogo de Jean Paul Sartre)

Jean-Paul Sartre ✆ Gato Teo
Este prólogo fue escrito en 1971 (Hace 25 años)

Si hay que creer a la prensa, lo único escandaloso del juicio de Burgos ha sido sacar a la luz la absurda ferocidad del régimen franquista (1). No lo creo: ¿es tan necesario demostrar la brutalidad fascista? ¿Desde 1936 no había habido encarcelaciones, tortura y ejecuciones en todo el territorio de la península Ibérica?

Este juicio ha provocado malestar en las conciencias en España y fuera de España porque ha mostrado a los ignorantes la existencia del hecho nacional vasco. Se ha visto claramente que aunque este este hecho era singular estaba lejos de ser único y que las grandes naciones encerraban colonias dentro de las fronteras que se habían otorgado.  En Burgos los acusados, encadenados y, por así decirlo, amordazados, han logrado juzgar la centralización a costa de una batalla constante. Toda una sorpresa en Europa: por no poner sino un ejemplo, a los francesitos se les enseña que la historia de Francia no es otra que la de la unificación de todas “nuestras” provincias que comenzó bajo los reyes, la continuó la Revolución Francesa y se completó en el siglo XIX. y de ella, me decían cuando iba a la escuela: la unidad nacional, que en nuestro país se llevó a cabo pronto, explicaba la perfección de nuestra lengua y el universalismo de nuestra cultura.

2/9/16

Julio Cortázar — Miguel Dalmau

José de María Romero Barea   /   En las últimas décadas, la fama del escritor argentino Julio Cortázar parece haber cedido algo de terreno frente a la de su paisano y coetáneo Jorge Luis Borges. Tal vez porque al lector común le gusta lo políticamente correcto. Tal vez solo por eso; y se sabe que Cortázar incurrió, sobre todo en los últimos años, en una serie de faltas, todas ellas contra el pensamiento único. Se le puede afear todo menos su compromiso político, eso sí, a favor de una causa perdida. Aun así, sigue atrayendo a multitud de escritores con un alto grado de angustia estética: los que gustamos de los retorcimientos y pasajes incompletos de Kafka; los que disfrutamos las endechas de Beckett contra su propio encanto y elocuencia.

Podría decirse que Cortázar sigue siendo la forma más romántica de dar respuesta a lo anti-romántico. Apenas 30 años de su muerte en París y ya hemos olvidado que, en sus libros y en su vida, el autor argentino, nacido en Bruselas en 1914, no solo logró dejar atrás al siglo XX, limpiamente y con decisión, sino que nos preparó para los siglos venideros, un regalo para las generaciones futuras de una riqueza material e invaluable. De ahí la pertinencia de su más reciente biografía, Julio Cortázar (Edhasa, 2015), que consigue lo que se propone: establecer las conexiones entre los textos y los incidentes en la vida del artista que los inspiraron. Incluso a costa de incluir detalles poco favorecedores.

1/9/16

Elogio del pensamiento crítico — Renán Vega Cantor

José Antonio Gutiérrez D.

Renán Vega Cantor es uno de los historiadores más influyentes en la historia social colombiana, y ha ido ganándose un espacio cada vez más importante entre los pensadores críticos a nivel continental. Sus trabajos sobre los movimientos populares colombianos, entre los que resaltan la monumental obra “Gente muy Rebelde”, así como “Petróleo y Protesta Obrera” (junto a Luz Ángela Núñez y Alexander Pereira) entre tantos otros, destacan por lo prolijo y minucioso de su trabajo como historiador, que sin dejar pasar los detalles por alto, los sabe conectar a procesos macro-sociales y a procesos mucho más amplios. Vega Cantor tiene una cualidad excepcional, que es la de combinar compromiso político y reflexión académica, y aun cuando su profesión sea la de historiador, él hace la historia con los pies en el presente y la mirada puesta en el futuro. La historia, como la relata Vega Cantor, tiene una urgencia de convertirse en lecciones para los sectores populares.

Not@s editoriales

Karl Marx & Friedrich Engels: Prólogos a varias ediciones del Manifiesto del Partido Comunista Flacso
'Das Kapital' fully digitized — Instituto Internacional de Historia Social de Amsterdam
Karl Marx: Prólogo a la primera edición alemana de El Capital — El Viejo Topo
Manuel Sacristán: Prólogo de la edición catalana de El Capital — Rebelión
Jaime Ortega Reyna: Marx y Freud en América Latina — AcademiaEdu
Andrea Baldazzini: Note su “Il Mediterraneo” di Fernand Braudel — Pandora
Las ediciones de la obra de Gramsci — Mundo Untref
Reyes Mate: Correspondencia entre Theodor Adorno & Gershom Scholem: razón y mística — ABC
Reseña crítica de 'The Limehouse Golem': caza al asesino, la búsqueda de un psicópata en el Londres de finales del siglo XIX — El Mundo