31/3/16

Infancia en Berlín hacia 1900 — Walter Benjamin

Enric Llopis   |   La memoria aparece de manera recurrente en la obra de Walter Benjamin (Berlín 1892-Porbou 1940). En el verano de 1932, después de una aguda crisis y de llegar casi al suicidio, el filósofo decidió escribir un libro para exponer sus recuerdos de la infancia. Un año después ya tenía un manuscrito que reunía 30 fragmentos, algunos de ellos aparecieron en la prensa diaria, pero se frustró el proyecto de que se publicaran en forma de libro, tal como era su deseo. En 1938 reescribió íntegramente el texto, que no vio la luz de manera póstuma hasta 1950 gracias al apoyo de Theodor W. Adorno. Son los orígenes de “Infancia en Berlín hacia 1900”. La redacción de la obra se inicia en el contexto del ascenso al poder del partido Nazi en Alemania, periodo en el que Benjamin, un intelectual judío, atravesaba por una difícil situación personal por la falta de recursos económicos y por lo que se ha considerado una especie de “desintegración” de su obra. El libro es, así pues, un intento de preservar su infancia como imagen que “relampaguea” y a la que se intenta salvar de la destrucción.

30/3/16

La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica — Walter Benjamin: Vigencia a 80 años de su publicación

Reproductibilidad técnica del arte cinematográfico, esteticismo de guerra y comunismo

Miguel Ángel Adame Cerón   |   En 1936, más de 15 años después del final de la gran primera sui generis, las transformaciones sufridas por dichas obras hacían ver al pensador marxista Walter Benjamin que la rapidez de las mismas se empataba con la producción económica mercantil: la repercusiones de la estructura en la superestructura se volcaban. El crítico marxista había sido alertado por el ensayo de Paul Valéry denominado «La conquista de la ubicuidad» escrito desde 1928:

26/3/16

Ganarse la muerte — Griselda Gambaro: novela censurada por la dictadura en Argentina

Demian Paredes    |   La “naturaleza” de una época, llena de luchas y sueños, deseos y esperanzas de cambio (revolucionario). Como el espíritu “del sesenta y ocho” y “los setenta”, que animó las acciones de entonces. Y la respuesta, violenta, contrarrevolucionaria, de los militares y civiles cómplices del poder de turno. Hemos visto, hemos leído sobre la guerra en la historia, la cárcel, los campos de concentración, las dictaduras, en las intensas obras de Costa-Gavras, Primo Levi, Víctor Serge y Jorge Semprún, por ejemplo. Y en la literatura argentina. (Y en la dramaturgia: ahí está la galería de torturadores que surge de varias obras de “Tato” Pavlovsky.). Una novela, publicada a mediados de 1976, comenzaba con un breve preludio, pensando en cada nuevo nacimiento de un ser humano; ubicando, como proponía Sartre, a cada individuo “en situación”. “El nuevo ser”, dice la novela, “¡qué maravilla! Y la pregunta: ¿será torturado o torturador? Nacen juntos, gritan al mismo tiempo. Después, el grito sólo será de uno, ¡qué maravilla!”. Es el comienzo de Ganarse la muerte, de Griselda Gambaro.

25/3/16

Lloro por King Kong — Pablo Sorozábal

Salvador López Arnal   |   “No es verdad que las obras se defiendan solas”. Con estas palabras abre Santiago Alba Rico su prólogo -“El monstruo enamorado”- del libro que comentamos. Tiene razón el autor de Leer con niños. Entre todos debemos defenderlas; me toca a mí en este caso.

Un breve apunte sobre el autor, injustamente olvidado por casi todos nosotros. Músico fotógrafo, articulista, poeta y novelista, Pablo Sorozábal Serrano (1934-2007) escribió obras como La calle es mentira, La última palabra y la novela que estamos comentando. Fue también traductor, entre otros muchos autores, de Kafka, Fontane y Büchner. Por si faltara algo, fue un resistente (que vio rápidamente la trayectoria de la transición) y un prolífico compositor. El himno de la Comunidad de Madrid es obra suya. 

22/3/16

Hegel o Spinoza — Pierre Macherey

Juan Dal Maso   /   Publicado originalmente en francés en 1979 es un libro de una gran fortaleza argumental.  La sutileza argumentativa de este libro lo vuelve un poco camaleónico.  Aunque muchas veces se lo ha presentado como una especie de Biblia del spinozismo anti-hegeliano, los argumentos de Macherey son muy diferentes a los de cualquier lectura simplificadora. Baste decir que en ciertos párrafos dedica algunos argumentos secundarios a desmitificar ciertos pasajes de Deleuze (pág.179) y Colletti (págs. 244/245), así como anticipadamente el argumento del "materialismo del encuentro" del último Althusser (pág. 223). Pero no nos anticipemos nosotros. Macherey procede por un método argumentativo ambivalente y riguroso a la vez. Si bien su objetivo es desmitificar la refutación de Spinoza por Hegel, esta tarea puede realizarse a condición de deconstruir la interpretación hegeliana, incluyendo la demostración de las proximidades entre ambos que Hegel pasó por alto.

17/3/16

Sobre Artesanía Intelectual — Charles Wright Mills

Ariel Mayo   |    Mills escribe este texto como Apéndice a su obra La imaginación sociológica (1959). En ella esboza una crítica de la sociología norteamericana y formula, aquí y allá, indicaciones sobre la metodología predominante en dicha escuela de teoría social. Pero sólo en el Apéndice aborda de lleno la discusión de los métodos.

Como lo indica el título, Mills reivindica los “métodos artesanales” frente a la estandarización imperante en el mundo académico.
“Para el investigador social individual que se siente como parte de la tradición clásica, la ciencia social es la práctica de un oficio.” (p. 206).
Mills define al sociólogo como un artesano:

16/3/16

Luis Buñuel. Vivo, por eso soy feliz — Jorge Gorostiza

Alguien   |   Antes de cumplir los 30, cuando se le preguntaba por las posibilidades de que el cine español llegase algún día a alguna parte, Luis Buñuel (1900-1983) se mostraba escéptico: “Ni las presiento. Quizá con el tiempo salga del paso lo mejor que pueda. Me parece esta una cuestión de clima, de historia, de raza, de geografía. Si me preguntaran en Norteamérica por las posibilidades de que los Estados Unidos lleguen a ocupar un alto puesto en el mundo de la pintura, respondería al instante: Nazcan ustedes como nosotros, españoles o italianos".

Para Buñuel el cine no fue arte, no al menos en el concepto tradicional de arte que se manejaba entonces. “Es una industria. Nace del estándar, de la división del trabajo”. ¿Y el arte te interesa?, le preguntaría Dalí, todavía su amigo antes de causarle problemas en EEUU por airear su anticlericalismo, el peor pecado para el imperio: “Nada, y aún menos el artista”.

15/3/16

Reedición de la versión original de ‘Mujercitas’ — Louisa May Alcott

Ana Fornaro   |   Uno de los clásicos libros de la infancia y juventud del siglo XIX más populares, y leído en todo el mundo durante el siglo XX, esconde una historia singular y el perfil de una escritora extraordinaria. A partir de 1880, pocos años antes de la muerte de su autora, Louisa May Alcott, Mujercitas sufrió diversas censuras que además de quitarle tamaño para facilitar la lectura de las niñas, le quitó humor, transgresión y picardía. Recién en los años 80 y gracias a la crítica feminista se empezó a conocer y restaurar la extensa versión original, que ahora se publica en castellano en una excelente traducción. Louisa May Alcott trazó a su inolvidable personaje central, Jo, a su imagen y semejanza. Y a partir de este personaje, el de sus hermanas y su madre, se puede reconstruir la historia de una escritora que desafió los parámetros morales y mercantiles de su tiempo. Desde los cuentos de hadas adaptados por Perrault hasta las versiones más folklóricas –pero también terribles– de los hermanos Grimm, hay una gran porción de la literatura popular que terminó cumpliendo una función formativa y moralizante al retomar historias milenarias.

Trilogía siberiana — Vladímir Zazubrin

Jesús Aller   |   Nacido en Penza, en la meseta del Volga, en 1895 e hijo de un funcionario ferroviario que tuvo un papel activo en la revolución de 1905 y fue deportado por ello, Vladímir Yákovlevich Zubtzov comenzó muy pronto a militar en la facción bolchevique del partido socialdemócrata, participando en la revolución de octubre. Sin embargo, poco después se une a los blancos o es movilizado por ellos (hay dudas al respecto) y recibe instrucción en Oremburgo e Irkusk, siendo enviado como teniente a un regimiento en Ufá, donde deserta con los dos pelotones a su mando y se pasa a los rojos en octubre de 1919. Destinado en Kansk, conoce allí a Varvara que será la compañera de su vida. En 1921 publica una novela, Dos mundos, cambiando su apellido a Zazubrin, que podría traducirse por “mellado”, pues es consciente de la autocensura impuesta al darle forma. Escribe luego las narraciones de la Trilogía siberiana y la colección de relatos Por los caminos intransitados, y también crea una Asociación de Escritores de Siberia, cuya amplitud de miras e independencia la hacen ser acusada de pequeñoburguesa. 

14/3/16

Freud. En su tiempo y en el nuestro — Elisabeth Roudinesco

“Tras decenios de hagiografías, aborrecimientos, trabajos científicos, interpretaciones innovadoras y declaraciones abusivas, y luego de los múltiples retornos a sus textos que han salpicado la historia de la segunda mitad del siglo XX, nos cuesta mucho saber quién era verdaderamente Freud

 Juan Duarte   |   La reflexión corresponde a la autora de esta nueva biografía de Freud, la historiadora del psicoanálisis Elisabeth Roudinesco. Y esta situación, notable en nuestro país en el ámbito universitario, contribuye a acentuar la crisis que atraviesa el psicoanálisis desde hace largos años. Impulsadas por la mercantilización creciente de la vida cotidiana durante el auge neoliberal, la normalización psiquiátrica creciente del padecimiento psíquico de la mano del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, la patologización y medicalización vía psicofármacos y la proliferación de Terapias Cognitivo Conductuales de rasgos neoconductistas, así como el retorno del viejo reduccionismo biologicista arropado por las nuevas neurociencias (con autores como Facundo Manes y Diego Golombek a la cabeza), son algunas de las tendencias que jaquean la “clínica de la palabra” freudiana.

Marx à table (à propos du “Karl Marx” d’Otto Rühle)

Comparé aux flots de commentaires sur Marx, il existe relativement peu de biographies, encore moins écrites par des marxistes, et rarement par des marxistes « hérétiques » comme ceux de la Gauche Communiste, « germano-hollandaise » ou « italienne ». Aussi, quand les éditions Entremonde (Genève) republient en 2011 le Karl Marx d’Otto Rühle paru initialement en 1928, notre intérêt est tout de suite en éveil. Mais une surprise nous attend

 G.D.   |   Né en 1874, député du SPD hostile dès 1914 à l’Union Sacrée, spartakiste, un des fondateurs du KPD fin 1918, animateur de sa tendance anti-parlementaire, membre du KAPD quand le PC exclut son opposition de gauche, auteur en 1920 du classique La Révolution n’est pas une affaire de parti, Otto Rühle quitte le KAPD en 1921 par refus d’une organisation politique séparée de l’auto-organisation ouvrière, et jusqu’à sa mort en 1943 son activité s’inscrit dans le communisme de conseils.

13/3/16

Imperialism in the 21st Century — John Smith: Imperialismo y sobrexplotación

Michael Roberts   |   El libro de John Smith es una poderosa y apasionada denuncia de la explotación de miles de millones de personas en lo que solía llamarse el Tercer Mundo y ahora los economistas convencionales denominan economías "emergentes" o "en desarrollo" (y que Smith llama "el Sur"). Pero el libro es mucho, mucho más que eso. Después de años de investigación, incluyendo una tesis de doctorado, John ha hecho una contribución importante y original a nuestra comprensión del imperialismo moderno, tanto teórica como empíricamente. En este sentido, su Imperialism es un complemento al libro de Tony Norfield The City, o mejor dicho, el libro de Tony es un complemento al John Smith. Mientras que el libro de Tony Norfield muestra el desarrollo del capital financiero en los países imperialistas modernos y el dominio del poder financiero del "Norte" (Estados Unidos y Reino Unido, etc.), John Smith muestra cómo la base del imperialismo moderno en el siglo XXI es la "sobre-explotación" de los trabajadores asalariados en el "Sur".

11/3/16

Partisanas. La mujer en la resistencia armada contra el fascismo y la ocupación alemana (1936-1945) — Ingrid Strobl

Julián Vadillo   |   Dice mi tocayo Julián Casanova que un hombre de sexta o séptima fila consigue entrar en las páginas de la historia, pero una mujer, salvo de excepcional primera fila, no lo consigue. No puede ser más acertada la frase. Incluso remarcando esa parte de “excepcional primera fila”, porque muchas mujeres que eran de primera fila hoy es casi imposible saber quiénes fueron. Me vienen muchos nombres a la cabeza: Teresa Claramunt, Soledad Gustavo, Beatrice Webb, Emma Goldman, Harriet Taylor, etc. Sin embargo hoy muy pocas son recordadas. De todos modos este texto no quiere hablar de esas mujeres que por cuestiones específicas han pasado a la historia, sino de los millones de mujeres anónimas que no lo consiguieron. Hace unas semanas la editorial Virus reeditó un texto que ya había visto la luz por la misma editorial en 1996: Partisanas. La mujer en la resistencia armada contra el fascismo y la ocupación alemana (1936-1945) de la periodista austriaca Ingrid Strobl. Un acierto editorial, sin duda.

Capitalismo canalla. Una historia personal del capitalismo a través de la literatura — César Rendueles

Ángelo Narváez   |   Dicen que Herman Melville, antes de escribir Moby Dick, encontró en las singularidades de Isla Mocha –a unos pocos kilómetros dentro del Pacífico frente a las costas de Tirúa– al cetáceo que inspiraría los obsesivos e insistentes “fracasos” del Capitán Ahab. Sin embargo, poca es la vergüenza que debiese pesar sobre los hombros de Ahab; cuentan que ni los más instruidos balleneros vascos atisbaron la posibilidad de asir los caprichos de la versión literaria de Mocha Dick. Pariente cercano del livyatan melvillei, pero lejano de las angustias de Hobbes, más de una vez se le vio junto a los trempülkawe, ociosos las menos de las veces, sin perder de vista incluso al último yagán. Herido y esquivo. Unos años antes de la publicación de Moby Dick, Melville escribió a Richard Henry Dane: “Me temo que va a ser un libro extraño”. ¿Podría haber sido de otra manera? A veces sucede en el sur. En 1975 Georges Perec publicó W o el recuerdo de la infancia, y entre biografía y ficción, situó la experiencia de la etnografía pura –para maravilla de Malinowski- en una isla sin argonautas, sin leviatanes: una pura competitividad deportiva en un presente insistente. 

10/3/16

An Introduction to Antonio Gramsci. His Life, Thought and Legacy — George Hoare & Nathan Sperber

This is a concise introduction to the life and work of the Italian militant and political thinker, Antonio Gramsci. As head of the Italian Communist Party in the 1920s, Gramsci was arrested and condemned to 20 years' imprisonment by Mussolini's fascist regime. It was during this imprisonment that Gramsci wrote his famous Prison Notebooks – over 2,000 pages of profound and influential reflections on history, culture, politics, philosophy and revolution.

An Introduction to Antonio Gramsci retraces the trajectory of Gramsci's life, before examining his conceptions of culture, politics and philosophy. Gramsci's writings are then interpreted through the lens of his most famous concept, that of 'hegemony'; Gramsci's thought is then extended and applied to 'think through' contemporary problems to illustrate his distinctive historical methodology. The book concludes with a valuable examination of Gramsci's legacy today and useful tips for further reading.

Balas por encargo — Juan Miguel Álvarez

Camilo Alzate   |   Sostiene Fabio Castillo en el ya clásico Los jinetes de la cocaína que la de Pereira es una sociedad cerrada, un lugar donde los dineros sucios parecen moverse con la misma facilidad que se ocultan sus propietarios. La ciudad del dejar hacer y del dejar pasar, que acoge a cualquiera, por eso mismo está acostumbrada a preguntar poco. Con aquella incógnita Juan Miguel Álvarez emprende su investigación sobre el sicariato –punta sangrienta de un iceberg de negocios oscuros y flujos de ilegalidad– en esta que por muchas décadas ha sido la capital más pujante del centro occidente del país, y también, la más violenta. En los días que Juan Miguel conversaba con adolescentes asesinos de las barriadas de Cuba y Dosquebradas, Pereira ostentaba el récord en tasas de homicidio, superando a Cali y Medellín.

Hay que abonarle a este reportero ser de las pocas plumas jóvenes dedicadas al periodismo investigativo de largo aliento, inmerso en un panorama donde escasea el rigor y la profundidad.

8/3/16

Le marxisme analytique: une introduction critique — Fabien Tarrit

Tarik Tazdaït   |   Le marxisme analytique est un mouvement de pensée né, dans le milieu universitaire anglo-saxon, en écho à l’ouvrage du philosophe canadien, professeur à Oxford, Gerald A. Cohen (1978), Karl Marx’s Theory of History: A Defence. Les auteurs s’inscrivant dans la perspective ouverte par Cohen ont alors formé un groupe de travail dit « le groupe de septembre », en référence aux réunions annuelles qu’ils tinrent régulièrement de septembre 1979 à 2000. Le groupe Cohen se composait en 1981 de Pranab Bardhan (économiste), Robert Brenner (historien), Jon Elster (philosophe et politiste), Adam Przeworski (politiste), John Roemer (économiste), Hillel Steiner (philosophe), Philippe Van Parijs (philosophe), Robert Jan van der Veen (politiste) et Erik O. Wright (sociologue). Elster et Przeworski le quitteront en 1993 tandis que Samuel Bowles (économiste) et Joshua Cohen (philosophe) le rejoindront, respectivement, en 1987 et 1996. D’autres y sont passés pour un temps, comme, par exemple, Thomas Piketty (économiste), Stathis Kalyvas (politiste) et Seana Shiffrin (philosophe). D’autres encore se sont reconnus dans ce courant de pensée (Alan Carling, sociologue ; Howard Petith, économiste).

7/3/16

Matar a un ruiseñor — Harper Lee

José Ramón Martín Largo   |    El pasado viernes falleció en su Alabama natal Nelle Harper Lee, quien en su longeva existencia escribió un solo libro, considerado hoy uno de los clásicos de la novela norteamericana del siglo XX. Cierto es que Harper Lee publicó en vida dos libros, con una distancia entre ellos de nada menos que cincuenta y cinco años, si bien debe aclararse que el segundo, Ve y pon un centinela, que apareció el año pasado, no es más que el borrador hasta entonces inédito de la que hay que considerar su única novela, la cual dio fama a su autora sobre todo a consecuencia de su adaptación cinematográfica. Matar a un ruiseñor, en efecto, se publicó en 1960 y obtuvo el Premio Pulitzer, habiendo sido trasladada al cine dos años después por Robert Mulligan, con Gregory Peck, que obtuvo el Óscar al mejor actor, en el papel protagonista. El de Lee es un caso aparte en la literatura de su país, no sólo por el hecho de que toda su producción se reduzca a un único libro, sino también por el de que esta mujer de Monroeville, pueblecito del profundo Sur, nunca concedió entrevistas.

La salvación de lo bello — Byung-Chul Han

En las películas actuales, al rostro se lo filma a menudo en primer plano. El primer plano hace que el cuerpo aparezca en su conjunto de forma pornográfica. Lo despoja del lenguaje. Lo pornográfico es que al cuerpo lo despojen de su lenguaje. Las partes del cuerpo filmadas en primer plano surten el efecto de parecer órganos sexuales: “El primer plano de una cara es tan obsceno como el de un sexo. Es un sexo. Cualquier imagen, cualquier forma, cualquier parte del cuerpo vista de cerca es un sexo” (Baudrillard, El otro por él mismo). Para Walter Benjamin, el primer plano representa aún una praxis lingüística y hermenéutica. El primer plano lee el cuerpo.

En el primer plano del rostro se difumina por completo el trasfondo. Conduce a una pérdida del mundo. La estética del primer plano refleja una sociedad que se ha convertido ella misma en una sociedad del primer plano. El rostro da la impresión de haber quedado atrapado en sí mismo, volviéndose autorreferencial. 

2/3/16

La grande soif de l’État (La gran sed del Estado) — Arnault Skornicki

Paolo Missiroli   |   Scrivere un libro sullo Stato e su Foucault può apparire o impresa impossibile o banale ripetizione. Impresa impossibile in quanto Foucault è notoriamente il teorico del potere inteso come relazione e non come cosa che si possiede e che sta in un luogo od in un altro e, per questo, un grande critico dello statocentrismo, cioè di ogni analisi (Hobbes) che consideri il potere risiedere nelle mani dello Stato, cioè del detentore della violenza fisica in ultima istanza. Banale ripetizione perché in effetti Foucault dello Stato ha parlato parecchio, sopratutto nei corsi tenuti al College de France dal 1975 al 1980. In quegli anni ha elaborato le assai conosciute e spesso abusate, sopratutto in Italia, categorie di biopolitica e governamentalità, ed ha approfondito e studiato la storia del liberalismo e del neoliberalismo, tutti concetti evidentemente legati a quello di Stato. Ognuno di questi termini è stato soggetto di saggi ed articoli a non finire e l’ennesimo libro sulla governamentalità nel pensiero di Foucault, o sulla concezione neo ed ordo liberale dello Stato, non desterebbe alcun interesse.

1/3/16

Menos que nada. Hegel y la sombra del materialismo dialéctico — Slavoj Žižek

Jacobo Muñoz   |   Si se atiende a algunos aspectos de sus frecuentes intervenciones públicas, a su estilo a un tiempo desenfadado, proclive a las paradojas y deudor, en su realización material efectiva, de saberes nada fáciles de los que en esta obra cumbre hace uso con verdadera pericia, e incluso a su proverbial arrogancia, sería difícil no ver a Slavoj Žižek (Liubliana, Eslovenia, 1949) de otro modo que como un gran provocador. Lo es en su afán totalizador, en el amplio despliegue de sus recursos teóricos, tomados del psicoanálisis lacaniano, de la filosofía de la finitud de Heidegger, de la ciencia cognitiva, de los desarrollos de la Escuela de Frankfurt, de la filosofía del deseo y del gran legado, en fin, de la filosofía moderna, cuya culminación Žižek encuentra en Hegel. Y concretamente en un Hegel "materialista dialectico" leído a través de Lacan en un texto de gran envergadura que en modo alguno podría ser asumido como un manual universitario más sobre el gigante alemán.

Not@s editoriales

Karl Marx & Friedrich Engels: Prólogos a varias ediciones del Manifiesto del Partido Comunista Flacso
'Das Kapital' fully digitized — Instituto Internacional de Historia Social de Amsterdam
Karl Marx: Prólogo a la primera edición alemana de El Capital — El Viejo Topo
Manuel Sacristán: Prólogo de la edición catalana de El Capital — Rebelión
Jaime Ortega Reyna: Marx y Freud en América Latina — AcademiaEdu
Andrea Baldazzini: Note su “Il Mediterraneo” di Fernand Braudel — Pandora
Las ediciones de la obra de Gramsci — Mundo Untref
Reyes Mate: Correspondencia entre Theodor Adorno & Gershom Scholem: razón y mística — ABC
Reseña crítica de 'The Limehouse Golem': caza al asesino, la búsqueda de un psicópata en el Londres de finales del siglo XIX — El Mundo