13/7/15

Gershwin. Ensayo sobre su obra y su tiempo y otros escritos musicales – José Pablo Feinmann

La documentada y exhaustiva biografía de Edward Jablonski aparece en 1987. Pocos meses después, en abril de 1988, en el Miami Jewish Tribune, el musicólogo y escritor Morton I. Teicher, en una inteligente reseña, le reprocha a Jablonski la carencia de elementos biográficos valiosos y necesarios en esa, justamente, dilatada biografía que pretendía agotarlo todo. Ha olvidado, dice, el judaísmo de Gershwin. Lo menciona solo un par de veces y sin darle su merecida relevancia (1). Gershwin había sido el hijo de Rose y Morris Gershovitz: “La familia vivía entonces en el East New York Section of Brooklyn, que era, durante ese tiempo un gueto judío” (2). Más tarde, seis semanas después, se mudaron al Lower East Side, fue un chico callejero y nunca rehuyó las peleas, según se sabe. De modo que podemos deducir que si alguien le dijo “sucio judío”, George le habrá respondido con una trompada de sus dedos acaso ya preparados para tocar la Segunda rapsodia. Teicher le reconoce a Jablonski mencionar uno o dos episodios en que las malas críticas sobre alguna de sus obras eran claro resultado del odio antisemita. También que George quiso, en cierto momento, hacer una ópera con el cuento folclórico judío The Dybbuk.

Not@s editoriales

Karl Marx & Friedrich Engels: Prólogos a varias ediciones del Manifiesto del Partido Comunista Flacso
'Das Kapital' fully digitized — Instituto Internacional de Historia Social de Amsterdam
Karl Marx: Prólogo a la primera edición alemana de El Capital — El Viejo Topo
Manuel Sacristán: Prólogo de la edición catalana de El Capital — Rebelión
Jaime Ortega Reyna: Marx y Freud en América Latina — AcademiaEdu
Andrea Baldazzini: Note su “Il Mediterraneo” di Fernand Braudel — Pandora
Las ediciones de la obra de Gramsci — Mundo Untref
Reyes Mate: Correspondencia entre Theodor Adorno & Gershom Scholem: razón y mística — ABC
Reseña crítica de 'The Limehouse Golem': caza al asesino, la búsqueda de un psicópata en el Londres de finales del siglo XIX — El Mundo