29/6/15

El ‘Karl Marx’ de Francis Wheen

Carlos Prieto   |   ¿Quién no ha preparado alguna vez un examen la noche antes? ¿Quién no ha perpetrado un trabajo/artículo en el último minuto? ¿Quién, eh, quién? Pues bien, atentos que vienen curvas: a Karl Marx se le echó el tiempo encima con… el Manifiesto Comunista, que escribió deprisa y corriendo presionado por la Liga Comunista, que le dio un ultimátum tras saltarse varios plazos de entrega. No, no es que el joven Marx fuese un vago, sino todo lo contrario: estaba metido en tantos frentes políticos, intelectuales y etílicos a la vez que no le daba la vida. Eso sí, como buen empollón, salió más que airoso del trance: lo que iba a ser un artículo coyuntural se convirtió en el panfleto político más influente de la historia.

Una lectura de FBI (Fascismo de baja intensidad) – Antonio Méndez Rubio

Arturo Borra   |   En la línea de La desaparición del exterior: Cultura, crisis y fascismo de baja intensidad (Eclipsados, Zaragoza, 2012), FBI (fascismo de baja intensidad) de Antonio Méndez Rubio -editado por La Vorágine, Santander, 2015- reincide en una de esas verdades del capitalismo que podrían calificarse de “insoportables”, ante todo, porque nos pone contra las cuerdas. Si bien FBI como sigla podría remitir a la Agencia Federal de Investigación de EEUU y mediante esa remisión metonímica al encumbramiento del estado policial en nuestra época, aquí el significante FBI va más lejos aun: reenvía al fascismo de baja intensidad que coloniza nuestras formas de vida (algo que Foucault ya vislumbraba en su “Introducción a una vida no fascista” que precede el Antiedipo. Capitalismo y esquizofrenia de Deleuze y Guattari).

Al plantear este vínculo con nuestro mundo cotidiano, Méndez Rubio nos hace mirar en dirección de lo que nos negamos a ver. Como decía Lacan en un contexto diferenciado, se trata de saber algo de eso de lo que no se quiere saber absolutamente nada, ante todo, porque pone en riesgo nuestras vidas e incluso lo más íntimo de nuestro ser. No por azar la cita de Pasolini se repite: “Todos estamos en peligro”. Cuando se sobrevive en un orden criminal como el presente, nadie permanece indemne. Desde el primer fragmento, somos lanzados ahí, con la sospecha de que “(…) destruir la vigencia del régimen fascista implica destruir una parte de mi corazón” (Méndez Rubio, op.cit., pág. 5).

Not@s editoriales

Karl Marx & Friedrich Engels: Prólogos a varias ediciones del Manifiesto del Partido Comunista Flacso
'Das Kapital' fully digitized — Instituto Internacional de Historia Social de Amsterdam
Karl Marx: Prólogo a la primera edición alemana de El Capital — El Viejo Topo
Manuel Sacristán: Prólogo de la edición catalana de El Capital — Rebelión
Jaime Ortega Reyna: Marx y Freud en América Latina — AcademiaEdu
Andrea Baldazzini: Note su “Il Mediterraneo” di Fernand Braudel — Pandora
Las ediciones de la obra de Gramsci — Mundo Untref
Reyes Mate: Correspondencia entre Theodor Adorno & Gershom Scholem: razón y mística — ABC
Reseña crítica de 'The Limehouse Golem': caza al asesino, la búsqueda de un psicópata en el Londres de finales del siglo XIX — El Mundo