23/5/15

Reflexiones sobre la ficción moderna | Jacques Rancière

El ensayista francés analiza la evolución de los procedimientos literarios desde la segunda mitad del siglo XIX. Ve en esos lenguajes muchas veces caóticos la revelación de una nueva textura de lo real
Sergio Crivelli   |   Las reflexiones estéticas ocupan un lugar central en la obra de Jacques Rancière, profesor de filosofía argelino y discípulo del teórico marxista Louis Althusser. Si bien dedicó sus primeras obras a la clase obrera, más tarde emigró al análisis literario. Su aspiración fue desde entonces vincular el abordaje filosófico del arte con el del orden social y político.

En El hilo perdido: ensayos sobre la ficción moderna (Manantial, 130 páginas) se ocupa de la ficción moderna con comentarios sobre Flaubert, Baudelaire, Conrad y Virginia Woolf y, hacia el final, se encarga del teatro popular de mediados del siglo XX. Como muchos ensayistas france- ses de su generación exige dos traducciones. Una primera al español y una segunda a un estilo más directo y comprensible, sin metáforas ni exageraciones en el uso figurado del lenguaje.

Una felicidad inesperada: 'Música para feos'

Lorenzo Silva relata una convincente historia de amor correspondido con un secreto al fondo 

J. Ernesto Ayala-Dip   |   De todos los libros de Lorenzo Silva (Madrid, 1966), incluyendo sus relatos y los dedicados al género policiaco, siempre mostré predilección por La flaqueza del bolchevique, finalista del Premio Nadal de 1997. Esa nouvelle lleva un título que halla su explicación en el interior de su argumento. Una minihistoria que merecería ella sola otra novela, escrita por el propio Silva. ¿Por qué me refiero a La flaqueza del bolchevique, cuando ahora tengo que escribir sobre su nueva novela, Música para feos? Porque, a mi modesto entender, esta es su réplica a la anterior. Dos historias de amor, aunque muy distintas entre sí, casi antagónicas. Si en La flaqueza del bolchevique el narrador era un hombre, en Música para feos es una mujer. Si en la primera el cinismo y su posterior sentido de la culpa eran sus sostenes morales, en la segunda priman la entrega amorosa simétrica, la felicidad inesperada.

Hans Magnus Enzensberger: Reflexiones del señor Zeta, o migajas que dejaba caer recogidas por sus oyentes

Cecilia Dreymüller    |   Todo le interesa, todo le merece un comentario al observador señor Zeta que por las tardes en un parque conversa con los transeúntes: la fama, el arte, la astrofísica, las sagradas escrituras, las máquinas de afeitar, las “boutades” de los poetas, la educación o el misterio de la creación de dinero. Habla con estilo y gracia, haciendo alarde de una vasta cultura cosmopolita que, envuelta en un lenguaje algo anticuado, condensa en desafiantes aforismos: “Contradíganme, pero sobre todo contradíganse ustedes mismos. Uno sólo debe mantenerse fiel a aquello que no dice.” Pronto se verá que con semejantes llamadas a la independencia el señor Zeta simplemente ha definido su propio personaje que se apoya en la paradoja y la contradicción. Y por tanto no sorprende que este hombre mayor de traje impecable proclame las bondades de la ambigüedad y las estrategias de disimulo, renegando de la actuación consecuente. De hecho, va desarrollando en su banco del parque una muy seductora filosofía del escaqueo: “La evitación,” dijo Z., “es un arte elevado que raramente se enseña y aún más raramente se domina.

Not@s editoriales

Karl Marx & Friedrich Engels: Prólogos a varias ediciones del Manifiesto del Partido Comunista Flacso
'Das Kapital' fully digitized — Instituto Internacional de Historia Social de Amsterdam
Karl Marx: Prólogo a la primera edición alemana de El Capital — El Viejo Topo
Manuel Sacristán: Prólogo de la edición catalana de El Capital — Rebelión
Jaime Ortega Reyna: Marx y Freud en América Latina — AcademiaEdu
Andrea Baldazzini: Note su “Il Mediterraneo” di Fernand Braudel — Pandora
Las ediciones de la obra de Gramsci — Mundo Untref
Reyes Mate: Correspondencia entre Theodor Adorno & Gershom Scholem: razón y mística — ABC
Reseña crítica de 'The Limehouse Golem': caza al asesino, la búsqueda de un psicópata en el Londres de finales del siglo XIX — El Mundo