17/11/14

La revolución de la sonrisa

Colin Jones   |   “¿Qué se puede decir de una persona que ha sufrido tanto y con heroico valor … los dolores más terribles en la boca, en el cuello y en la cabeza; y que después de pasar casi quince meses en paz y sin ningún sufrimiento desespera ahora con sus dientes, que si bien se ven bellos no están bien en absoluto; y que en todo momento piensa que los va a perder; que sueña con esto de noche; que los mira cien veces al día; que se imagina que no sirve para nada si no tiene los dientes perfectos; y a la que le asombra la mera idea de encontrar amigos, amantes, un marido…” [Carta de Isabelle de Charrière a Constant d’Hermenches, 6 de Mayo de 1765].

La histérica desesperación sobre el estado de su boca, expresada por la escritora suizo-holandesa, de 25 años de edad, Isabelle de Charrière, fue una reacción bastante común en la Ilustración.

Con la entrada del azúcar en la dieta de la élite, e incluso en la de las clases populares, a lo largo del siglo XVIII, el dolor de muelas pudo presumir de ser el mal du siècle. Esto producía gran ansiedad porque, en la esfera pública, la sonrisa se estaba convirtiendo en el emblema de una  sociabilidad destendida y de una saludable virtud. Y la nueva sonrisa de la sensibilidad eran los dientes blancos. Julie de Rousseau y Clarissa de Samuel Richardson habían mostrado cómo debían parecer. Así, más gráficamente, lo hizo Madame Vigée Le Brun: su sonrisa de dientes blancos en el retrato exhibido en el Salón en 1787 (y todavía visible hoy en el Louvre) causó cierto revuelo en el estirado arte establecido [y que aparece en la portada del libro].

Como muestro en mi libro, The Smile Revolution in eighteenth-century Paris, la aparición de la sonrisa de sensibilidad debía algo a la innovación científica, así como a las tendencias culturales. La odontología moderna surgió precisamente en este momento, con París como su más brillante campeón. El crudo sacamuelas de antaño dio paso ahora al cirujano dental que se centraba en la conservación de los dientes en lugar de en la extracción. Surgieron también nuevas tecnologías de mantenimiento y embellecimiento de los dientes, así como el no menos humilde cepillo de dientes, que ofrecía a los individuos una manera de mantener a raya la pesadilla de Isabelle de Charrière. Un cepillo de dientes fue algo que pronto se pudo encontrar en el nécessaire de toda mujer  de sensibilidad, y también en muchos hombres de sentido.

Una ‘Revolution Smile’ parecía estar despuntando a finales del siglo XVIII en París. Le correspondería a la Revolución de 1789 – y en particular al Terror – destruirla.  A pesar de este inicio, la sonrisa de dientes blancos sólo conquistaría la civilización occidental en el siglo XX.

En efecto, como señala la ya citada Kathryn Hughes, “cuando finalmente llegó la revolución en 1789, dos años después de la centelleante aparición de Vigée Le Brun en el Louvre, parecía razonable saludarla con una sonrisa. ¿Qué hombre o mujer ilustrados podría discrepar de la promesa de felicidad universal? Pero hacia 1793, el leve y moderado bonheur de la fase reformista temprana había sido sustituido por la vengativa risotada del Terror. Seguir sonriendo en un momento así era arriesgarse a parecer un falso amigo del pueblo, un reaccionario secreto desesperado por mantenerse a bien con todos. Todo lo que uno podía hacer era asegurarse de que, cuando era llevado a la muerte, sus rasgos estuvieran dispuestos como lo habían estado en tiempos más felices. Sonreír en el cadalso se había convertido en el último acto de resistencia política”.

Traducción de Anaclet Pons

Not@s editoriales

Karl Marx & Friedrich Engels: Prólogos a varias ediciones del Manifiesto del Partido Comunista Flacso
'Das Kapital' fully digitized — Instituto Internacional de Historia Social de Amsterdam
Karl Marx: Prólogo a la primera edición alemana de El Capital — El Viejo Topo
Manuel Sacristán: Prólogo de la edición catalana de El Capital — Rebelión
Jaime Ortega Reyna: Marx y Freud en América Latina — AcademiaEdu
Andrea Baldazzini: Note su “Il Mediterraneo” di Fernand Braudel — Pandora
Las ediciones de la obra de Gramsci — Mundo Untref
Reyes Mate: Correspondencia entre Theodor Adorno & Gershom Scholem: razón y mística — ABC
Reseña crítica de 'The Limehouse Golem': caza al asesino, la búsqueda de un psicópata en el Londres de finales del siglo XIX — El Mundo