9/2/14

Teoría marxista de la revolución proletaria

Brais Fernández  |  La edición de este Texto de combate se debe fundamentalmente a una razón: no abundan aproximaciones rigurosas, accesibles y sistematizadas al pensamiento político y estratégico de Karl Marx. Como Perry Anderson relata en sus Consideraciones sobre el marxismo occidental, la tendencia dominante después de 1945 a la hora de estudiar a Marx fue a través de un prisma filosófico: Althusser, Sartre o los italianos Colleti y Della Volpe son buenos ejemplos de ello. Por otro lado, se inician estudios en los que el Estado, la sociología, la historiografía, la economía juegan el papel de hilo conductor.

La producción en este campo es impresionante: el marxismo profundiza en campos poco desarrollados hasta entonces, produciéndose intensos debates, muchos de ellos en la New Left Review, que fue el espacio original donde se publicó este texto, en 1981. La New Left Review fue fundada en 1960 por un grupo de intelectuales críticos con el Partido Laborista, pero a la vez
próximos a un partido que había sido el impulsor del gran proyecto reformista británico, como puede apreciarse en el magnífico documental El espíritu del 45 de Ken Loach. La New Left Review nace con un perfil próximo a un cierto marxismo cultural, pero a la vez muy influido por el espíritu militante del llamado “Movimiento por la Paz”, en el que se encontraron muchos intelectuales de izquierda que habían roto con el Partido Comunista de Gran Bretaña (CPGB) a raíz de la invasión soviética de Hungría en 1956. Entre ellos, estaban Stuart Hall (primer editor de la revista) o E.P. Thompson, quienes jugarán un papel clave en la primera etapa de la revista.

La New Left no fue ajena a los debates que se producían en las bases del movimiento obrero organizado: se impulsaron cientos de clubes New Left por toda Inglaterra, donde se debatían las cuestiones candentes del momento. Aparecieron nuevas temáticas (pacifismo, ecología, feminismo), se recuperaron otras (la cuestión del partido revolucionario, el estalinismo) y, sobre todo, se generó una cultura popular que chocaba con el reformismo del Partido Laborista.

Sin embargo, la incapacidad del ala izquierda del laborismo para desbordar a los sectores burocráticos que dominaban el partido abren una crisis en la New Left. Por esas fechas, ya se había producido un cambio en la dirección de la revista, que pasa a tener como editor jefe al ya citado Perry Anderson. De un socialismo muy propiamente británico se pasa a una visión más internacionalista de la política: la New Left se convierte en punto de encuentro de la izquierda internacional (e internacionalista) que busca un rearme ideológico. Los debates entre Poulantzas y Miliband, la entrada en escena de una izquierda marxista procedente de Europa del Este, Mandel… muchos de los más brillantes pensadores-militantes escriben en sus páginas. Desde el marxismo revolucionario, heterodoxo y abierto, la New Left se convierte en un referente que trasciende fronteras y muros.

Robin Blackburn (1940) fue el editor de la New Left Review entre 1981 y 1999. Militó durante muchos años en el International Marxist Group (IMG), la que fue la sección en Inglaterra de la IV Internacional. Una de las características de aquella generación fue la capacidad de generar esa doble figura tan valiosa del intelectual-militante, no solo militante en el sentido de participar en movimientos, proclamas o iniciativas, sino comprometido con la construcción de organizaciones políticas concretas, que, con todas sus limitaciones, impulsaron múltiples luchas y conquistas para la clase trabajadora. De ahí se deriva el interés de este texto. Frente a ciertos marxismos que priorizaban el debate epistemológico o meramente analítico (importante, desde luego), este texto de Robin Blackburn resalta la vocación de Marx de pensar la política como herramienta de transformación, donde construye análisis y propuestas estratégicas a través de una relación dialéctica entre hipótesis y hechos históricos. El pensamiento político de Marx, como demuestra el texto de Blackburn, cambia, evoluciona y se nutre de la experiencia del movimiento real de la lucha de clases. Obviamente, el pensamiento estratégico para la revolución de Marx es modificado y enriquecido (superado en muchos aspectos) por las aportaciones de revolucionarios y revolucionarias posteriores. No cabe duda de que es un debate abierto y en permanente readaptación: este escrito de Blackburn tiene la ventaja de que, con un estilo ágil, claro y fluido, nos da pistas de por dónde empezar.
 


http://vientosur.info/


Not@s editoriales

Karl Marx & Friedrich Engels: Prólogos a varias ediciones del Manifiesto del Partido Comunista Flacso
'Das Kapital' fully digitized — Instituto Internacional de Historia Social de Amsterdam
Karl Marx: Prólogo a la primera edición alemana de El Capital — El Viejo Topo
Manuel Sacristán: Prólogo de la edición catalana de El Capital — Rebelión
Jaime Ortega Reyna: Marx y Freud en América Latina — AcademiaEdu
Andrea Baldazzini: Note su “Il Mediterraneo” di Fernand Braudel — Pandora
Las ediciones de la obra de Gramsci — Mundo Untref
Reyes Mate: Correspondencia entre Theodor Adorno & Gershom Scholem: razón y mística — ABC
Reseña crítica de 'The Limehouse Golem': caza al asesino, la búsqueda de un psicópata en el Londres de finales del siglo XIX — El Mundo