6/12/13

Revolucionarios | Antropología de la Revolución Francesa

Anaclet Pons  |  Haim Burstin acaba de publicar el volumen ‘Révolutionnaires. Pour une anthropologie politique  de la Révolution française’. Se puede consultar una amplia reseña en el portal Revolution Française o bien, como es el caso, acudir a la más breve que firma Louis Hincker para L’Humanité:

De un lado, en 1789 se produjo el inicio de ese círculo virtuoso que acompaña el nacimiento del hombre revolucionario. Los ciudadanos se convierten en coresponsables del destino del nuevo régimen. El momento es muy creativo, y el presente abre posibilidades inexploradas. El entusiasmo, la emoción y la esperanza galvanizan la pasión por el ejercicio de la soberanía. Los límites de lo posible se rebasan, las proyecciones son audaces, la imaginación se ensancha. Este libro, compuesto por un gran conocedor del París popular de los años de la Revolución Francesa, insiste, con los muchos detallados ejemplos que recaba, en la dinámica
del voluntarismo individual, la participación política personal, la aparición de un yo revolucionario. Haim Burstin ha forjado durante mucho tiempo un neologismo que decirlo: el protagonismo. Se trata de una relación orgánica con el nuevo y vasto sistema de afiliación institucional en la vida pública que se está produciendo. Contrapartidas, recompensas, gratificaciones, homologación del mérito patriótico: el nuevo Estado necesita para gestionar la lealtad de todo aquel del que solicita algo,  incluso las pequeñas gestas ejemplares. El protagonismo revolucionario es, en realidad, tanto efecto como agente de la dimensión existencial de la participación ciudadana. Es la piedra angular de la nueva hegemonía política. Esto crea las condiciones para una dramatización de los actos cotidianos que se lee en la explosión narrativa y deliberativa de los relatos del yo tan característicos de la época.

De otro lado, 1789 es la crisis de la representación política, el vacío de poder que provocan la sobreinversión, el superactivismo, el exceso, la demagogia, el abuso. El mecanismo que requiere la recompensa del compromiso atiza la inestabilidad. El autor remite a la metáfora del aprendiz de brujo. Compulsión, desorden, radicalismo, extremismo y  violencia, los revolucionarios de los que habla Burstin obedecen a un “paradigma insurreccional”, que hace difícil la gubernamentalidad e impide vislumbrar cualquier final de la Revolución. En cada página, la antropología que quisiera dar cuenta el libro encuentra sus límites cuando bascula hacia una fisiología de los humores populares. El vocabulario Médico invade el análisis: traumatismos, intoxicaciones, malestar general, adicción, paranoia, pulsión, mitomanía, monomanía… Los síntomas del incesante cuestionamiento de las normas de la política, que es lo que se plantea aquí, parecen no poder pasar del diagnóstico del termómetro del historiador. Es el horizonte de un libro que dice preservarse de cualquier “tentación normativa o catequística”.

***

En fin, como concluye Jacques Guilhaumou en el citado portal Revolution Française: En última instancia, es evidente que un estudio minucioso de los revolucionarios en acción abre una nueva perspectiva sobre el conocimiento de su personalidad en el horizonte de la categoría analítica del relato de los protagonistas. Desde un punto de vista epistemológico, podemos relacionarlo con André Charrak  (Rousseau. De l’empirisme à l’expérience, Paris, Vrin, 2003), con un nuevo regreso a Rousseau, de quien conocemos su impacto decisivo durante la Revolución, y con una comprensión empírica de los actores del acontecimiento revolucionario, del que Marx y los marxistas se hacen eco  (véase Rousseau et le marxisme, bajo la dirección de Luc Vincenti, Publications de la Sorbonne, 2011). Este es un universo mental muy concreto, en la medida en que se presenta bajo la forma de un espíritu revolucionario y de cómo se construye dentro de los límites de la experiencia.

Not@s editoriales

Karl Marx & Friedrich Engels: Prólogos a varias ediciones del Manifiesto del Partido Comunista Flacso
'Das Kapital' fully digitized — Instituto Internacional de Historia Social de Amsterdam
Karl Marx: Prólogo a la primera edición alemana de El Capital — El Viejo Topo
Manuel Sacristán: Prólogo de la edición catalana de El Capital — Rebelión
Jaime Ortega Reyna: Marx y Freud en América Latina — AcademiaEdu
Andrea Baldazzini: Note su “Il Mediterraneo” di Fernand Braudel — Pandora
Las ediciones de la obra de Gramsci — Mundo Untref
Reyes Mate: Correspondencia entre Theodor Adorno & Gershom Scholem: razón y mística — ABC
Reseña crítica de 'The Limehouse Golem': caza al asesino, la búsqueda de un psicópata en el Londres de finales del siglo XIX — El Mundo