30/9/16

De regreso a Marx. Nuevas lecturas y vigencia en el mundo actual — Marcello Musto

Santiago M. Roggerone

En un capítulo de Los Simpson, Bart vende su alma a Milhouse por la suma de cinco dólares. Tras gastar el dinero en esponjas con forma de dinosaurios, comienza a arrepentirse de haber efectuado menuda transacción. Dispuesto a pagar o hacer lo que sea por recuperarla, sale entonces a su búsqueda. Sin embargo, pronto descubre que ya es demasiado tarde: su entrañable amigo la cambió por unas fichas en la tienda de revistas. “¿Te acuerdas de Alf? ¡Volvió! ¡En forma de fichas!”, lanza éste a aquél en uno de los tantos momentos memorables de la serie… Resulta realmente sorprendente que en la actualidad varios se encuentren diciendo algo similar pero en relación a Marx. Es que desde que en 2008 estallara una profunda crisis económico-financiera, se asiste en el mundo de las ideas a una situación en verdad curiosa, determinada por la convicción de que Marx habría vuelto.

Ciertamente, resulta ya difícil mantenerse al día con respecto a los anuncios del regreso del pensador oriundo de Tréveris que se efectúan en la escena pública. Existe, incluso, una amplia literatura especializada que aborda el fenómeno y da cuenta de los motivos que habrían obligado al revolucionario alemán no tanto a partir — ¿cómo, cuándo y a causa de qué se habría ido?— como a retornar: parecería ser cada vez más que, después de todo, él llevaba la razón [1].

29/9/16

Nuevas lecciones de introducción a ‘El Capital’ — Wolfgang Fritz Haug

Pedro Rivas

Wolfgang Fritz Haug, profesor de la Universidad Libre de Berlín, publicó en 1974 Vorlesungen zur einführung ins Kapital, fruto de sus lecciones ahí sobre la obra de Marx. En 1978, el libro fue traducido al español (no el texto de 1974, sino la revisión de 1976) por Gustau Muñoz, en la editorial Materiales, de Barcelona. La traducción actual, realizada por el propio Haug y Santiago Vollmer, es el mismo texto, de nuevo revisado y ampliado en 2005. Con Neue vorlesungen zur einführung ins Kapital (Nuevas lecciones de introducción a la lectura de El Capital), 2006, y Das Kapital lesen-aber wie, 2013 (Leer El Capital, pero ¿cómo?), 2013, constituye una trilogía que Haug dedica a la obra de Marx.

El autor estudia desde hace años a Marx, y sus publicaciones abarcan un considerable número de trabajos sobre él, además de dirigir la veterana revista Das Argument, de coordinar el gigantesco Historisch-kritisches wörterbuch des marxismus (Diccionario histórico crítico del marxismo, 10 tomos hasta hoy) y de ser miembro fundador del Inkrit (Institut für Kritische Theorie). La de Haug es por tanto una voz de gran audiencia en Europa y el resto del mundo. Ojalá llegue a ver publicado el Diccionario por entero. Pero hablemos de estas Lecciones.

27/9/16

Obra de los Pasajes — Walter Benjamin

Ariane Díaz
 
“Este escrito, que trata de los pasajes de París, se inició al aire libre de un cielo azul sin nubes curvado sobre el follaje, y sin embargo ha quedado cubierto con el polvo de muchos siglos por millones de hojas en las que se agitaban la fresca brisa del afán, el pesado aliento del investigador, la tormenta del celo juvenil yel soplo indolente de la curiosidad. Pues el cielo estival pintado en la sala de lectura de la Biblioteca Nacional de París, mirando hacia abajo desde las arcadas, extendió su cubierta, soñadora y sin luz, sobre él” [460 [1]].

Así define Benjamin su arduo trabajo en un proyecto que ocupó más de la última década de su vida. Lo que se conoce hoy como “Obra” o “Libro” de los pasajes, un monumental conjunto de citas, comentarios y aforismos, con sus más de mil páginas constituirían la base de una obra que consideraba la más importante de su producción, y que no pudo concluir. Su objeto era mucho más abarcador que las modernas estructuras de vidrio y hierro que florecieron en el París decimonónico, “templos del capital mercantil”, que le sirvieran de disparador: Benjamin buscaba desentrañar, a través de elementos propios de la “capital de la modernidad” del siglo XIX, los mecanismos sociales y culturales de la sociedad capitalista que moldeaban la conciencia y las prácticas de quienes la habitaban.

25/9/16

Seis opiniones sobre ‘Orientalismo’, de Edward Said

Juan Rodríguez

Hasta 1978 "orientalista" y "orientalismo" eran adjetivos si no neutros, al menos descriptivos de una especialidad académica: el "estudio de la cultura y las costumbres de los pueblos orientales", como dice el Diccionario de la Lengua Española. Pero ese año, el intelectual palestino Edward W. Said (1935-2003), un humanista conocido hasta entonces por sus trabajos como crítico y teórico literario, publicó su libro "Orientalismo", en el que denunció que había una conexión de esos estudios con el imperialismo británico y francés, y luego con el estadounidense.

El Oriente exótico, incivilizado, ingobernable, misterioso, incluso romántico, al que Europa debía llevar el progreso y hasta restaurar en su antigua grandeza, era una fabricación de los "conquistadores, administradores, académicos, viajeros, artistas, novelistas y poetas británicos y franceses". "Orientalismo" fue "una primera formulación sistemática de la crítica de Said a la máquina semiótica universitaria euroamericana", explica Sergio Villalobos-Ruminott, profesor de español y Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Michigan, Estados Unidos. "En dicha crítica no solo se muestra la relación entre la producción universitaria de saberes sobre el 'otro' y el imperialismo, sino que se interroga a la literatura, a la lingüística, a la antropología y a las ciencias humanas en general, por su complicidad en la producción de una imagen estereotipada del Oriente". De ahí que Said eligiera como epígrafe de su estudio unas palabras de Marx referidas al campesinado francés: "No pueden representarse a sí mismos, deben ser representados". Palabras a las que se pueden agregar las de Napoleón cuando entró a Egipto: "Nosotros somos los verdaderos musulmanes".

22/9/16

Neruda, el príncipe de los poetas — Mario Amorós

Alejandro Sánchez Moreno

El 25 de septiembre de 1973 tuvo lugar un hito fundamental en la historia reciente de Chile. Ese día, el país andino, que acababa de sufrir la pérdida de su democracia a manos del sangriento golpe de Augusto Pinochet, despedía al que tal vez haya sido el más ilustre de sus hijos, el príncipe de los poetas Pablo Neruda. Pero al contrario de lo que pudiera parecer, la muerte de Neruda no marcaba para Chile tan sólo el fallecimiento de un poeta universal, sino que las circunstancias en que se desarrolló el funeral, convirtieron el acto en la primera acción de resistencia de un pueblo que había visto liquidar a sangre y fuego todas las esperanzas que se habían depositado en el gobierno de la Unidad Popular.

Esa mañana, el cuerpo sin vida del poeta se dirigió al cementerio general acompañado de unas pocas personas, que casi de incognito, se dispusieron a enterrar silenciosamente a Neruda. Pero para sorpresa de todos -incluidos los periodistas extranjeros que cubrían el acontecimiento-, aquello no fue así, ya que en el camino, centenares de chilenos vencieron el miedo sumándose espontáneamente a la despedida, ignorando la prohibición de actos públicos que había decretado la dictadura. El camino al cementerio se convirtió así en toda una manifestación, una manifestación pública de fidelidad al gobierno derrocado por la fuerza de las armas, y de reconocimiento a uno de sus artífices, el comunista Pablo Neruda.

19/9/16

Karl Marx — Gareth Stedman Jones

Anaclet Pons

Como no podía ser de otro modo, este último trimestre del año está marcado por la aparición de otra biografía de Karl Marx (tras la aún reciente de Sperber). Se trata de Karl Marx. Greatness and Illusion, de Gareth Stedman Jones. Señala el editor que “Stedman Jones sopesa no sólo a las ideas de Marx, sino los puntos de vista de aquellos con los que polemizaba. El autor muestra que Marx estuvo tan zarandeado como cualquiera de las personas que vivieron en un periodo que confirmaba y fustraba a la vez sus interpretaciones -y que finalmente lo dejó con terribles indicaciones de fracaso. Karl Marx permite al lector entender el ambiente y el desarrollo de Marx, y otorga sentido al impacto devastador de nuevas formas de ver el mundo conjuradas por Kant, Hegel, Feuerbach, Ricardo, Saint-Simon y otros. Llegamos a entender cómo Marx transformó y adaptó sus filosofías en ideas que tendrían -a través de giros y revueltas inconcebibles para él- un gran impacto en todo el mundo en el siglo XX”.

Más allá de esa presentación y de las incontables reseñas que cualquiera puede encontrar en la red, se trata de un volumen que la generado y generará una amplia plémica, pues Stedman Jones realiza un trabajo desprejuiciado y, an algunos sentidos, desmitificador, algo que se aprecia ya en su decisión de llamarle “Karl”.  Así se puede apreciar en la introducción, de la que entresacamos unos párrafos:

18/9/16

Indies, hipsters y gafapastas. Crónica de una dominación cultural — Víctor Lenore

Cristopher Morales Bonilla

Desde el punto de vista de las luchas socia­les, la segunda mitad del siglo XX fue, en gran parte, el momento en el que la tradicional es­fera de desarrollo de los conflictos sociales, la economía, comenzó a perder importancia en favor de otro tipo de contradicciones. Al tiem­po que el desarrollo del socialismo real dejaba claro que la revolución social no podía reducir­se solamente a la recuperación de los medios de producción, el capitalismo occidental revelaba que sus promesas (igualdad de oportunidades, prosperidad generalizada, etc.) se iban demos­trando como falsas. En su lugar, en ambos re­gímenes sociales lo que se iba desvelando era la necesidad de entender que el control de la esfera económica, o la reducción de todas las contradicciones sociales a conflictos económi­cos, no resolvía de ninguna manera la conflicti­vidad política. El elemento clave de este giro fue el relativo éxito del capitalismo a la hora de crear una nue­va clase social que parecía no llevar dentro de sí los conflictos de clase: la clase media. Una vez parecía que las sociedades occidentales habían superado los conflictos en términos de lucha por la supervivencia, comenzaron a aparecer nuevos tipos de demandas sociales acordes con los nue­vos niveles de riqueza y bienestar.

17/9/16

La globalizzazione inteligente — Dani Rodrik

Rosa Fioravante 

Dani Rodrik, economista di origine turca già docente a Princeton e Harvard, si occupa da un decennio del rapporto fra crescita economica e benessere sociale. La sua produzione si è a lungo soffermata sull’analisi dell’interazione fra i processi economici connessi all’internazionalizzazione dei mercati e l’assetto istituzionale politico. Nel 2007 il suo Has Globalization Gone Too Far? 1 cercava di fornire una contro-argomentazione convincente a quello che ormai sembrava divenuto un vero e proprio postulato del pensiero economico cosiddetto mainstream: la globalizzazione era considerata come una “cosa” buona in sé, e, in ottemperanza a tale postulato, maggiore sarebbe stato il grado di internazionalizzazione di un’economia nazionale, maggiore sarebbe stato il benessere e lo sviluppo prodotto nel paese soggetto al processo di apertura della propria economia. Benché il saggio fosse un tentativo di evidenziare l’inconsistenza delle argomentazioni in supporto all’idea che l’internazionalizzazione di un’economia e lo sviluppo di una società fossero direttamente proporzionali, egli non aveva ancora, per sua stessa successiva ammissione, piena contezza di quanto rilevanti potessero essere le conseguenze del fenomeno di globalizzazione. 

Dello spirito libero — Mario Tronti

Stefania Ragaù

Nei Passages Benjamin nel contemplare la costruzione finita della Torre Eiffel scriveva: «come le grandiose visioni offerte dalle nuove architetture in ferro della città […] rimasero a lungo privilegio esclusivo degli operai e degli ingegneri, così anche il filosofo, che vuole conquistare qui le prime visioni, deve essere un lavoratore indipendente, libero da vertigini e, se necessario, solo». Nel leggere le pagine di Mario Tronti, Dello spirito libero. Frammenti di vita e di pensiero (Il Saggiatore, 2015), non si può non riconoscere uno spirito affine: indipendente, libero da vertigini e solitario. Una voce consapevole però che non è più tempo di conquistare le prime visioni: «questo è un tempo che non merita pensiero. Descriverlo è triste, come un pomeriggio d’inverno quando il buio arriva presto, e non c’è angoscia, magari!, solo serena disperazione» (p. 17). Se in passato per Benjamin le grandi visioni si stagliavano davanti ai suoi occhi, per Tronti esse sono ormai alle nostre spalle, come il Novecento, il sole dell’avvenire. Con una precisazione doverosa. Non c’è qui del pessimismo, come qualcuno ha insinuato, quanto piuttosto un salutare disincanto. Qualcosa di cui è sempre difficile farsi carico, senza sprofondare in rassegnazione e cinismo a buon mercato. Prospettiva non facile da accettare, dunque. A tal proposito, vengono in mente le belle parole di Rita di Leo, impegnata anche lei a riflettere sugli esperimenti profani del secolo scorso.

La nueva odisea. La historia de la crisis europea de refugiados — Patrick Kingsley

Juan Torres López

Así empieza el libro el libro de Patrick Kingsley, periodista de The Guardian y nombrado periodista internacional del año en los Premios Británicos de Periodismo de 2015. Se titula La nueva odisea. La historia de la crisis europea de refugiados y es una crónica en primera persona del horror que se desenvuelve justo ahí, a nuestro lado, sin que, al parecer, sea todavía lo suficientemente horroroso como para que nuestros dirigentes hagan algo o, no nos engañemos, para que lo hagamos nosotros mismos, para que nuestra alma ya casi insensible a todo, nos empuje a decirles que ya está bien de tanto daño y sufrimiento inútil. Al menos, léanlo, sepan lo que pasa, busquen las razones y empezaremos a hacer algo para evitar que todo eso siga sucediendo:

16/9/16

La paradoja de la globalización — Dani Rodrik

Albert Medina

Tiempo atrás, un productor de bolígrafos turco cayó en gracia cuando su empresa logró aumentar beneficios gracias a un aumento las barreras comerciales. Cualquier economista convencional opinaría que la decisión del Gobierno turco fue equivocada; que los valores del libre comercio son los estamentos básicos para la prosperidad y la paz, en contraste con el proteccionismo, que son políticas asociadas al atraso económico y al populismo.

No obstante, la intervención del Estado en asuntos comerciales permitió al productor de bolígrafos ahorrar para poder financiar los estudios en Ciencias Económicas de su hijo en la prestigiosa Universidad de Harvard. A día de hoy, su hijo, el distinguido especialista en comercio internacional Dani Rodrik, puede usar esta curiosa paradoja biográfica para mostrar a sus alumnos de la Kennedy School lo variante que puede ser el término “prosperidad” según a quién preguntes.

“La paradoja de la Globalización” de Dani Rodrik (Antoni Bosch editor, 2012) es una obra divulgativa que pone en duda el relato y la deseabilidad de la globalización como fenómeno irreversible. El autor, que no se lo puede considerar un activista antiglobalización, cataloga las dos grandes transformaciones del capitalismo en las últimas décadas y explica de forma convincente los peligros de una globalización no armonizada con los Estados.

15/9/16

Socialismo del Siglo XXI ¿Hay vida después del neoliberalismo? — Atilio Borón

José Bell Lara

El libro de Atilio Borón Socialismo del Siglo XXI ¿Hay vida después del neoliberalismo?, tiene dos ejes, el primero la imposibilidad de desarrollarse para los países subdesarrollados en el marco del capitalismo, lo que incluye la crítica al neoliberalismo y la posibilidad de un camino para abandonar el Consenso de Washington y el tercero una reflexión sobre la problemática del el socialismo del siglo XXI.

Esta edición tiene una introducción que da cuenta de los cambios más recientes en América Latina entre 2008 y 2014, con el objetivo de integrarlo al argumento general del libro. En ella señala la persistencia del legado del neoliberalismo, señalando como el crecimiento económico de los últimos años, apoyado en los precios de los commodities no ha eliminado las crecientes desigualdades, el endeudamiento masivo, la fuga de capitales y la vulnerabilidad externa.